El Madrid sufre para arrancar un empate en el campo del Mallorca

  • Borja igualó el gol de Sneijder cuando su equipo jugaba con superioridad numérica

El Real Madrid tuvo que sufrir hasta el ultimo minuto para arrancar un empate (1-1), el tercero en su casillero, ante un Mallorca que igualó el gol de Wesley Sneijder en la segunda parte por intermedio de un ex madridista, Borja Valero, cuando jugaba con superioridad numérica por la expulsión de Sergio Ramos (min. 65).

Las tablas no satisfacen a ninguno de los dos equipos en los objetivos que se habían marcado. El Mallorca sigue siendo el 'rey del empate' con catorce de esos resultados en la temporada, y el Madrid sentirá más cerca el aliento del Villarreal y del Barcelona si ambos ganan hoy.

El partido tuvo dos jugadas muy polémicas, un gol anulado a Fernando Navarro (33') y un posible penalti por mano de Cannavaro (43') que el árbitro apreció como involuntario. Por ello, el público dedicó una espectacular 'pañolada' a Daudén Ibañez.

El holandés Robben fue el jugador más activo del Madrid en la primera parte. Su velocidad y sentido de la verticalidad creó graves problemas a la defensa local. Además, Robben, que empezó jugando por la izquierda, cambió de banda varias veces. Precisamente, la jugada del gol -plena de habilidad- la creó por la derecha con un regate seco y preciso. En el segundo palo -Higuaín dejó pasar el balón- la remachó su compatriota Sneijder a placer.

El Madrid prefirió esperar el fallo del rival en la segunda parte para sentenciar. Estuvo reservón, más preocupado de frenar las embestidas locales que de mantener la iniciativa. Esa actitud la incrementó más, todavía, tras la expulsión de Sergio Ramos (min. 65). Con inferioridad numérica, Schuster sustituyó a Higuaín y puso en su lugar a Diarrá.

Una espectacular chilena de Arango avisó de las intenciones del Mallorca, que se lanzó a un ataque demoledor, que hizo recular al Madrid. Entonces, surgió la clase de un ex madridista Borja Valero, que había sustituido a Varela poco antes, para clavar el balón en la portería de Casillas.

Pero no fue todo. Güiza, peleado con el gol anoche, estrelló un remate en el travesaño con Casillas ya vencido (82'). El Mallorca era un vendaval frente a un Madrid empequeñecido, conformándose con achicar balones. Triste final para el líder, que se dejó en el Ono Estadi dos puntos que pueden ser determinantes en la carrera por revalidar el título.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios