La Liga está viva

  • El Real Madrid, ya con diez, consuma la remontada con un tanto de Cristiano ante un bloqueado Barcelona

El Real Madrid ganó el clásico tras unos minutos finales muy brillantes y reclamó protagonismo en la Liga, en la que el Barcelona sigue líder, pero con menos ventaja respecto al segundo, el Atlético, que queda a seis puntos de los azulgrana.

El partido que debía servir para ofrecerle un homenaje a Cruyff y a su legado fue una copia mala de la mejor versión que tiene el Barcelona, que además pone fin a su racha de 39 encuentros seguidos sin conocer la derrota. El Barça más espeso de la temporada salió del Camp Nou líder pero abatido, pues ni fue mejor ni supo poner en escena algo del fútbol que atesora.

Salió el Madrid a no dejar espacios, tirando la defensa arriba y reduciendo la zona media, donde acostumbra el Barça a mover más y mejor el balón. Sí que lo pudo mover, pero sólo cuando transitaba el cuero por la defensa, ya que en los pies de Iniesta, Rakitic o Busquets, el fútbol del Barça no fue nada fluido.

Al Madrid le estaba saliendo un buen partido: arriesgar lo mínimo y volver a fiar todo su potencial a que Cristiano o Bale enganchasen un balón y por velocidad y acierto hiciesen el resto. Pero el Madrid anoche en el Camp Nou estaba más por la defensa que por las aventuras en el campo azulgrana.

Al Barcelona le costó horrores acercarse a la meta de Keylor Navas y en un saque de portería de Bravo, el balón lo disputó Suárez, después fue a Neymar, quien en un centro preciso envió el cuero al uruguayo y éste, sorprendentemente, falló un gol cantado, error tras el cual los madridistas protestaron un fuera de juego previo, que acabó con una amarilla a Sergio Ramos.

No era la primera vez que al Barça se le planteaba el desafío de un rival resguardado en su cueva, pero solía pasar que con los minutos la intensidad daba paso a una secuencia de acciones con goles.

Ante este nuevo colapso, y con una defensa rival atrevida y adelantada, ni Messi encontraba conexiones ni Suárez y Neymar ofrecían movimientos para romper un sistema defensivo que se había impuesto claramente.

Las oportunidades del Barça llegaban a cuentagotas: en el minuto 16 Iniesta disparó y Sergio Ramos en el suelo sacó el balón y tres minutos después fue Keylor Navas quien sacó un balón envenenado de Rakitic. En el 24, Messi pidió penalti por una entrada de Ramos, que en realidad fue fuera del área, pero el árbitro, que estaba encima de la acción, no frenó la jugada.

La primera ocasión que tuvo Cristiano, en una noche de alta intensidad con el marcaje de Dani Alves, fue en el minuto 25, cuando se coló por la otra banda y, tras superar a dos rivales, envió un fuerte disparo al que Bravo respondió con los puños.

No hubo cambios en la reanudación y tampoco en el mapa del partido, con un guión muy ajustado a lo visto en la primera parte, con un Madrid más pasivo que activo y que en una falta de Ramos a Suárez temió perder al capitán por una amarilla que no llegó, a pesar de la protesta de todos los azulgrana.

No se guardó nada el Madrid a la hora de defender. Los incansables Kroos, Modric y Casemiro encontraron socios indispensables para la tarea de contener al Barça, como Cristiano Bale.

Y cuando delante se abría una brecha, entonces ahí estaba Keylor Navas para salvar los muebles, como en una picada que le hizo Messi y el centroamericano sacó las uñas para evitar el primer tanto del Barcelona.

En el siguiente minuto, Piqué, que se había quedado en el Bernabéu con las ganas de haber firmado el 0-5 en la primera vuelta liguera, dejó retratado en un córner a Pepe en el marcaje, y tras sortearlo encaró el balón para marcar el 1-0.

La reacción del Madrid fue inmediata y llegó con una acción individual de Marcelo, que cedió el balón a Kroos y éste, tras un centro algo defectuoso, conectó con Benzema, que a la media vuelta empató el partido. A diez minutos del final, Cristiano buscó el gol con un disparo desde fuera del área que Mascherano neutralizó desde el suelo. En la siguiente jugada, Luis Suárez conectó un derechazo que salió rozando un poste.

Zidane había sacado a Jesé y el Madrid se había hecho con el partido. En un centro de Cristiano, Bale marcó de cabeza el 1-2, pero el árbitro lo anuló por una falta del galés a Jordi Alba en el salto, pese a las protestas de los jugadores madridistas. En el alud blanco, Cristiano envió un balón al travesaño y casi a continuación el Madrid tuvo una ocasión más.

El momento madridista parecía que se iba a frenar en seco a los 37 minutos, cuando tras una entrada por detrás de Sergio Ramos, el Madrid perdió a su capitán por expulsión, pero en un contragolpe arrancado por Carvajal, Cristiano controló el balón con el pecho y, con un duro disparo, marcó por debajo de las piernas de Bravo.

Barcelona: Bravo; Daniel Alves, Piqué, Mascherano, Jordi Alba; Busquets, Rakitic (Arda Turan, 73'), Iniesta; Messi, Neymar y Luis Suárez. Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Modric, Kross; Bale (Lucas Vázquez, 90'), Benzema (Jesé, 78') y Cristiano Ronaldo. Goles: 1-0 (56') Piqué. 1-1 (62') Benzema. 1-2 (85') Cristiano Ronaldo. Árbitro: Hernández Hernández (canario). Mostró cartulina amarilla a Sergio Ramos, Carvajal, Luis Suárez y Mascherano. Expulsó a Sergio Ramos (82') por doble amarilla. Incidencias: Trigésima primera jornada de la Liga, Camp Nou, 99.264 aficionados, que llenaron el estadio azulgrana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios