La Liga sigue viva gracias a Xavi

  • Un gol del jugador del Barcelona a dos minutos del final acorta la distancia con el Madrid a seis puntos

Un gol en los instantes finales de Xavi, cuando el barcelonismo veía cómo se le escapaba la ocasión para recortar la diferencia con el líder, el Real Madrid, hizo explotar de alegría al Camp Nou, ya que permitió al Barça imponerse a un combativo Osasuna, que dio guerra hasta el último segundo. El conjunto catalán, tras el tropiezo del Madrid contra el Almería, se vuelve a poner a seis puntos e inicia un recorrido que le llevará a los campos del Sevilla y Zaragoza, donde deberá dar validez al resultado que arrancó anoche contra Osasuna.

El partido se puso en marcha con un Osasuna muy ambicioso y con clara vocación de buscar la meta de Valdés. El equipo navarro elaboró tres aproximaciones ante la portería barcelonista en pocos minutos.

Después del primer cuarto de hora de partido, justo cuando Plasil se resbaló y no pudo conectar un disparo cuando estaba solo ante Valdés, y después de que no hubiese un claro dominador, el Barcelona se hizo con la pelota y se empezó a vislumbrar el gol, ya que las llegadas a la meta de Ricardo se sucedieron una y otra vez, y por las dos bandas.

A la media hora, Monreal sacó de la línea de gol un balón tras una jugada entre Bojan e Iniesta. En la siguiente acción, el árbitro anuló un gol a Milito por haber rematado éste en fuera de juego.

El vendaval barcelonista era casi imparable. Donde no llegaba la defensa, Ricardo sacaba manos imposibles para desviar el balón, como en el minuto 33, a remate de Henry, y en el minuto 39, a disparo de Bojan. A falta de cinco minutos, las dos áreas vivieron momento de emoción, con dos ocasiones más por parte del Barça, especialmente una en el minuto 45, cuando un centro de Deco acabó con el balón paseándose por la línea de gol y Bojan llegando décimas tarde.

En la segunda parte, el partido cayó en la trampa que propuso el Osasuna: dureza en el centro del campo y perder todo el tiempo que pudo. Cada balón dividido acababa con un osasunista en el césped reclamando la entrada del masajista. El Barça, a pesar de meter en el campo a Ronaldinho y Giovani, no supo llegar al área de Osasuna. Mientras, el equipo navarro sí tuvo más llegada, como mínimo más peligrosa.

Cuando más agónico se había puesto el partido para el Barça, y después que Deco fallase un gol clamoroso, llegó la jugada del partido. Una internada de Giovani acabó con el balón en los pies de Iniesta, pero el disparo de éste fue rechazado a las botas de Xavi, que lo conectó nuevamente a gol. Un tanto que al Barça le acerca a seis puntos al liderato .

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios