Kenia domina el 3.000 obstáculos; Eliseo fue 9º

Kenia refrendó con su séptimo doblete su hegemonía mundial en 3.000 metros obstáculos en una jornada que devolvió al Olympiastadion al astro rey del atletismo, el jamaicano Usain Bolt, para darse un corto paseo en las dos primeras rondas de 200 metros.

Ezekiel Kemboi, campeón olímpico en 2004 y tres veces subcampeón mundial de 3.000 metros obstáculos, consiguió a los 27 años el título en su cuarto intento, regalando a Kenia su octava medalla de oro en su especialidad predilecta.

Fue el más fuerte en la última vuelta y se impuso con el mejor registro en doce ediciones de los Mundiales (8.00,43), por delante de su compatriota Richard Kipkemboi Mateelong (bronce olímpico), que hizo marca personal con 8.00,89, y del francés Bouabdellah Tahri, que batió su récord de Europa con 8:01.18.

Eliseo Martín, el héroe de los Mundiales de París 2003 con su medalla de bronce en la especialidad más africana, tuvo que sucumbir ante la potencia de Kenia aunque logró un estimable noveno puesto entre catorce finalistas.

El de Monzón, de 35 años, partía con la peor marca de los contendientes y competía, además, contra doce atletas nacidos en África. A su lado, un solo europeo más, el finlandés Jukka Keskisalo, campeón continental.

El primer tirón del surafricano Ruben Ramolefi (2.41,90 el primer mil) dejó cortado al español, que prefirió hacer su carrera hasta el final. Terminó noveno con su mejor marca del año (8.16,51).

A la conclusión de la carrera, Eliseo declaró que "me voy contento. Fue una buena posición para la temporada tan problemática que tuve", dijo el veterano atleta, que tiene una lesión en el abductor que le obliga a correr con la zona anestesiada y que le impidió saltar obstáculos en los entrenamientos durante dos meses. "Mi objetivo era estar entre los ocho primeros y no me alejé mucho de esa posición. Además hice una gran marca".

De hecho, Martín pensaba que tendría que correr al menos entre 8.15 y 8.20 para optar al puesto de finalista. Lo logró, pero ni aun así fue suficiente en una prueba donde los africanos compiten en otra galaxia.

Eliseo Martín terminó en tercera posición entre los cuatro europeos presentes en la final, sólo por detrás del nuevo recordman europeo, Tahri -nacido en Metz pero de origen magrebí-, y del finlandés Jukka Keskisalo, que fue octavo. El sueco Mustafa Mohamed -nacido en Mogadiscio- fue decimocuarto.

Por eso el gran objetivo del atleta es en realidad el Campeonato de Europa de 2010 en Barcelona. "Me tengo que preparar para eso", adelantó Eliseo Martín, que también corrió las finales olímpicas de Sidney 2000 y Atenas 2004. El próximo Mundial en Daegu queda aún demasiado lejos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios