José Miralles se consagra en Huelva

  • El piloto catalán se impuso en La Merced en un final igualado con Bizouard e Izzo

La octava edición de Xfreestyle de Huelva, que afrontó una de sus ediciones más internacionales, se cerró con la victoria de José Miralles en un final de infarto e igualadísimo entre el español y los franceses Bizouard e Izzo, segundo y tercero respectivamente.

La plaza de toros de La Merced volvió, como cada año, a vibrar con el entusiasmo de pilotos y público, que conformaron un espectáculo sin parangón en la costa onubense: el Xfreestyle, un espectáculo de motos, saltos, sonido y luz. Seis fueron los pilotos que se jugaron la piel realizando piruetas casi imposibles: los franceses Rémi Bizouard y Brice Izzo, José Miralles, Víctor Córdoba, Eugenio Zafra y el sueco Morgan Carlson; tres españoles y tres extranjeros.

Entre el estrépito de una grada a rebosar de gente ansiosa por que empezara el espectáculo, se disputó la primera ronda a seis saltos para cada uno de los seis pilotos. Era el momento de mostrar al público y a los rivales el nivel de cada uno, aunque sin demostrarlo todo; prohibido hacer backflip (salto mortal hacia atrás). Se realizaron piruetas complicadas, muy conseguidas técnicamente. Por este orden, salieron al ruedo Córdoba, Morgan, Zafra, Izzo, Miralles y Bizouard, que realizó unos prodigiosos saltos bart attack con scorpio y kiss of death.

Los platos fuertes llegarían más tarde, en la segunda ronda clasificatoria, que daría el paso a la final a los tres mejores. Si en la primera ronda no estaba permitido el backflip, en la segunda fue el salto sobresaliente. Carlson estrenó la sesión; tras su exhibición el público lo evaluó con sus aplausos y vítores. El fallo del respetable debe ser tomado en cuenta por el jurado. Por su parte, Córdoba marcó unos backflips con recepciones perfectas en la rampa de caída. Zafra acabó dando vueltas al ruedo al tiempo que en la grada se hacía la ola. Izzo deslumbró con un backflip con los pies en el manillar. Miralles, el mejor de esta ronda, clavó una serie de seis saltos portentosos y tremendamente complicados, que realizó como si nada. Igual que Bizouard, exacto en sus disparatadas ejecuciones de superman y backflip sin manos.

Los tres clasificados para la final fueron Izzo, Miralles y Bizouard. Ambos protagonizaron una serie de saltos (ocho cada uno) que erizaron el pelo de los 7.000 asistentes al evento. La combinación de backflips con otros movimientos fueron los protagonistas, sin bien las exhibiciones de Miralles resultaron estar un pequeño paso por delante del resto de finalistas, lo que le dio la victoria. Segundo y tercero fueron, respectivamente, Bizouard e Izzo. El backflip con tsunami de Rémi Bizouard, que muy pocos hacen en el mundo, no logró desbancar a la entrega del piloto catalán, que le llevó a la realización de saltos que rozaron la perfección.

Esta vez el jurado, que evaluó la dificultad, variedad y estilo, tuvo trabajo extra debido a la igualdad en el nivel que demostraron los pilotos. El espectáculo se clausuró con el clásico carrusel de saltos, poniendo el broche final a una noche, como siempre, extraordinaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios