Inquietud en el Bernabéu

  • La baja de Robben, que se une a la de Sergio Ramos, acrecienta los nervios en el seno del Real Madrid para recibir a una Roma con moral · El Barça rotará ante el Celtic

Los octavos de final de la Liga de Campeones se resuelven entre mañana y el miércoles con muchos focos de interés: Madrid, Milán, Londres, Sevilla... La cita menos sugerente está en Barcelona, ya que el bloque de Rijkaard hizo los deberes en la ida ante el Celtic (2-3).

En el Santiago Bernabéu, saltará el miércoles una Roma dispuesta a defender el 2-1 de la ida. Lo hará rearmada por el buen fútbol mostrado en los últimos partidos: los romanos se mostraron superiores al líder Inter en San Siro a pesar del empate a uno final, y el pasado sábado no se apiadaron del Parma en el Olímpico (4-0). Además, los italianos olisquean que el Real Madrid no anda como hace un mes, a pesar del triunfo en Huelva.

El equipo de Schuster no podrá contar con Sergio Ramos ni con Robben. El extremo zurdo holandés ve cómo por cuarta vez en la temporada una lesión le corta el ritmo de partidos. En su mejor momento desde que llegó el Real Madrid, una fuerte entrada de Quique Álvarez le ha dañado el tobillo izquierdo.

Los doctores madridistas confirmaron en el parte médico el primer pronóstico que realizaron en los vestuarios del Nuevo Colombino. Robben sufre una "fuerte contusión y esguince de tobillo". Es baja segura para este miércoles y para el próximo partido de Liga ante el Espanyol.

Para mañana están previstos a las 20.45 el Milan-Arsenal, el Manchester United-Olympique de Lyon, el Barcelona-Celtic y el Sevilla-Fenerbahçe.

El Milan recibe al Arsenal tras firmar tablas sin goles en Londres. Ese resultado da una cierta ventaja a los de Ancelotti, que, sin embargo, son conscientes de que el equipo de Wenger, líder de la Premier, es muy peligroso.

Al Sevilla le toca remontar para hacer más historia en el torneo después de perder por 3-2 en su visita al Fenerbahçe. Nervión ayudará mucho a hacerlo.

Manchester United y Chelsea son claros favoritos en sus respectivas eliminatorias. El equipo de Ferguson recibe al Lyon con la ventaja del 1-1 que logró en el primer partido, mientras que el conjunto de Avram Grant espera pasado mañana al Olympiacos después de empatar a cero en la ida.

Difícil pronóstico tiene la eliminatoria entre el Oporto y el Schalke, que viaja a Portugal con la misión de defender el miércoles el 1-0 que logró en su estadio.

Apasionante se presenta el encuentro de vuelta entre el Inter y el Liverpool en San Siro, pero habrá que esperar hasta el 11 de marzo para comprobar si el líder de la Liga italiana es capaz de dar la vuelta al 2-0 que encajó en Anfield Road.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios