Incontestable triunfo del DKV frente al Pamesa y a semifinales

Con autoridad y frente a un rival que despertó cuando ya era demasiado tarde, el DKV Joventut despachó al Pamesa Valencia en los cuartos de final de la Copa ULEB de Turín (77-67) y avanzó a semifinales, donde le espera el Galatasaray turco.

El Pamesa se quedó sin argumentos en Turín. Es complicado aspirar a ganar la ULEB con 37 puntos en los tres primeros cuartos, por más que se anoten 30 en el último. Y si enfrente aparece un equipo inspirado y de juego alegre, la empresa es imposible. La Penya, en cambio, repitió punto por punto el guión de la Copa del Rey como si tal cosa. En Vitoria arrolló al Pamesa. En Turín, donde la ULEB ha trasladado el modelo español de final a ocho, le superó con comodidad. Sólo el empuje final del equipo de Katsikaris arregló el marcador, siempre favorable a los de Aíto.

El parcial inicial de 0-6 a favor del Pamesa fue un espejismo. Demasiado pronto se descolocó el equipo valenciano, y no tardó en despertar el Joventut. Lo hizo siguiendo la hoja de ruta de Aíto; intensidad en defensa, inspiración y talento en ataque. Desenfocado, el Pamesa se vino abajo. Mantuvo un ridículo porcentaje de acierto en tiros de campo (11/34). Y aunque antes del descanso retocó sus cifras, se descompuso definitivamente en el segundo cuarto. Estuvo siete minutos sin anotar y recibió un parcial de 16-0 . Pau Ribas coronó el tercer cuarto (61-37) con un triple sobre la bocina desde el centro del campo, pero el orgullo permitió a Pamesa despedirse de Turín con dignidad. Shammond Williams se permitió el detalle de ser el máximo anotador del encuentro (25 puntos) gracias a un excelente último cuarto. Si hubiese aparecido un rato antes, el guión del partido hubiera cambiado por completo. El Pamesa firmó 30 puntos en el último cuarto por 16 del Joventut. Pero no le alcanzaron para culminar una remontada que hubiera sido histórica. El DKV se limitó a contemporizar, jugar con su ventaja y dosificarse.

En semifinales le espera el sorprendente Galatasaray, verdugo del Besiktas (60-61) y penúltimo escollo antes de la final de la ULEB, torneo que puede coronar la magia del baloncesto festivo del Joventut.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios