El Huelva La Luz conserva el liderato ante el Real Madrid

  • Pésimo arbitraje de Labrac y Rastrollo, que crisparon los nervios de ambos

Conserva el liderato. El Huelva La Luz se tomó la revancha ante el filial del Real Madrid, el equipo que le ha endosado la derrota más abultada de su joven historia cuando en la jornada inaugural le superó por una diferencia de 21 puntos (69-48). La escuadra onubense se impuso al conjunto blanco en un duelo muy emocionante, que se decidió en los instantes finales y que estuvo marcado por la pésima labor de los árbitros.

La actuación de Rodrigo Labrac Naranjo y Francisco Rastrollo García fue lamentable, con errores técnicos considerables que acabaron por desquiciar a jugadores y técnicos de ambos equipos. No es lógico que no pitaran ni una sola falta personal al Real Madrid en todo el segundo cuarto ni que posteriormente dejaran seguir el juego, sin señalar salto entre dos, cuando el balón que quedó encajado entre la canasta y el aro y lo sacó de un manotazo el ex internacional Iñaki de Miguel. Su actuación fue sibilina: cargaron de personales a los pivots locales y luego, en el tramo final, compensaron. En fin, un auténtico desastre.

El inicio del encuentro fue igualado, con alternativas en el marcador. Estaba claro que se medían dos de las mejores defensas del grupo. El Real Madrid cobró una pequeña renta (6-10, minuto 4), pero pronto llegó la reacción del Huelva La Luz, que primero equilibró la contienda y luego puso la directa hasta cobrar una ventaja de diez puntos al finalizar el primer cuarto, tras un contragolpe culminado por Rubén Martínez (26-16).

En el segundo la escuadra onubense continuó apretando el acelerador y se escapó hasta los quince puntos (31-16, minuto 11) después de un triple convertido por Fran Flores y una canasta de Rubén Martínez. Pero un parcial de 0-6 favorable al Real Madrid equilibró un poco la contienda (31-22).

Juan Ramón López realizó las habituales rotaciones, dando entrada en la pista a los menos habituales, caso de Mouhamada Diop, Emilio Morilla o Atef Maoua, quien fue duda hasta última hora. Una vez más el equipo tuvo la ausencia del veterano Shalawn Miller, quien continúa recuperándose de una rotura fibrilar, y apenas pudo contar con el alero Iván Matemalas, renqueante debido a una lumbalgia. El técnico, en vista de las ausencias, incluso colocó en la cancha a los dos bases (Rafael Rufián y David Quero), para dar oxígeno al juego exterior.

Tras el descanso, al que se llegó con 43-37, los colegiados señalaron muy pronto una técnica a Juan Ramón López y la tercera personal de Chris Williams. El Real Madrid, con el viento a favor, primero igualó la contienda y luego se puso por delante, aprovechándose de los enormes errores en el lanzamiento de los blanquiazules, que cogieron una tremenda pájara y estuvieron casi siete minutos sin anotar.

Las cosas pintaban muy feas con los blancos ganando por ocho puntos (43-51), aunque el verdadero blanco de todas las críticas eran los árbitros. Afortunadamente la defensa zonal del Huelva La Luz empezó a dar sus frutos y al final del tercer cuarto el marcador estaba mucho más apretado (52-53).

Nada más empezar el último periodo los colegiados señalaron la cuarta personal de Chris Williams, de Fran Flores y de Emilio Morilla, que acto seguido tuvo que sentarse al cometer la quinta (32'). Pero la escuadra onubense no perdió los nervios, sacó fuerzas de flaqueza, y arropado por los gritos de aliento y el apoyo de su afición fue capaz de conseguir una victoria muy trabajada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios