fútbol liga santander

Hola a los fichajes, adiós a la cantera

  • Coutinho se confirma como la contratación más cara de la historia de un Barcelona que ha apostado por un modelo diferente tras la generación más brillante criada en la Masía

Coutinho salta al Camp Nou saludando a los aficionados en el acto oficial de su presentación. Coutinho salta al Camp Nou saludando a los aficionados en el acto oficial de su presentación.

Coutinho salta al Camp Nou saludando a los aficionados en el acto oficial de su presentación. / enric fontcuberta / efe

Es un nuevo Barcelona. El club que presumía de cantera y jugadores formados en las divisiones inferiores pasó a convertirse en un grande al uso, en una entidad que invierte enormes montañas de dinero para intentar tener los mejores futbolistas del mundo.

El delantero brasileño Philippe Coutinho fue presentado ayer después de que el Barcelona pagara al Liverpool 120 millones de euros más otros 40 en variables. Superó lo que invirtió a comienzos de temporada por el francés Ousmane Dembele, por quien pagó al Borussia Dortmund 105 millones de euros y 40 en variables.

Todo ello mejoró la cantidad de 222 millones de euros que el Paris Saint-Germain pagó al Barcelona por Neymar, el valor de su cláusula de rescisión, y convirtió a Coutinho en el segundo fichaje más caro de la historia. El tercero es ahora el de Dembele.

"Era necesario", justificó Josep Maria Bartomeu, presidente del Barcelona. Fue una forma de decir que la cantera azulgrana ya no produce este tipo de futbolistas y que su club debe adaptarse a un nuevo mercado, absolutamente inflacionista entre otras cosas por la entrada en escena de los jeques y las toneladas de dinero que la televisión inglesa paga a los clubes de la Premier League.

Es un nuevo Barcelona. Al menos si se compara con el de 2013, año en el que Piqué pronunció estas palabras: "El Madrid no gana títulos y se gasta 160 millones en tres jugadores. El Barcelona lucha con lo que tiene. Sabemos que somos diferentes porque podemos competir con ellos sin tener que gastar ese dinero".

Los nostálgicos derraman ahora una lágrima por aquel Barcelona de Víctor Valdés, Puyol, Sergio Busquets, Iniesta, Xavi, Pedro, Messi o el propio Piqué. Jugadores que no sólo dibujaron al mejor Barcelona de la historia, sino a un equipo identificable para su hinchada, tan amante de "los de casa".

Pero la realidad da ahora la razón a los pragmáticos: por las causas que sean, la cantera azulgrana se secó. Aquella generación era irrepetible, todos los sabían, y futbolistas como Puyol, Xavi y otros se quedaron sin relevo.

Primero llegó Neymar, luego Luis Suárez, después Andre Gomes y otros muchos por los que el club pagó enormes cantidades. El Barcelona se fue convirtiendo progresivamente en un club "comprador" hasta llegar al momento presente, en el que bate récords inversores.

Cerró la pasada temporada con la Copa del Rey como balance exiguo que ofrecer y se lanzó al mercado con la codicia propia de un club que perdió a Neymar por el camino y que a cambió recibió 222 millones de euros. Coutinho y Dembele -jugadores completamente alejados de la carrera por el Balón de Oro- fueron las respuestas a la marcha de Neymar.

Sin ellos -los tres: Neymar, Coutinho y Dembele, lesionado hasta ahora-, el Barcelona hizo camino. Es claro dominador en la Liga y se clasificó como primero para los octavos de final de la Liga de Campeones con relativa facilidad. Ahora añade dinamita con el fichaje de Coutinho y la reincorporación de Dembele. Un nuevo Barcelona, con otra idea diferente y desafecto con cualquier tipo de nostalgia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios