Golpea primero el ValenciaEl Dépor remonta y accede a la final

  • El cuadro 'ché' superó por 3-2 a un Real Madrid que volvió a tener como hombres decisivos a Iker Casillas y Van Nistelrooy, y en el que Robinho jugó como titular

El Valencia toma la iniciativa en la Supercopa tras superar por 3-2 al Real Madrid, en un gran encuentro de los locales que fueron muy superiores a los de Schuster, que pese a todo salen vivos de Mestalla gracias a la efectividad de Van Nistelrooy y a las paradas de Iker Casillas, que pese a los tres goles recibidos fue el mejor de su equipo anoche.

A pesar de estar aún en la pretemporada, el partido tuvo un ritmo de juego muy alto, con gran intensidad, y fue un gran espectáculo, en el que el Valencia fue superior a un rival cuyo juego colectivo fue inexistente en la primera hora del choque.

Y es que el Valencia saltó al terreno de juego dispuesto a demostrar que ya ha despertado de la pesadilla que fue la pasada campaña, y desde los primeros instantes se hizo dueño y señor del partido ante un Real Madrid, que con Robinho de titular, trataba de aguantar el chaparrón como podía.

Los de Unai Emery impusieron un intenso ritmo al partido y no tardaron mucho en disponer de claras ocasiones de gol, pero como ya es habitual en las últimas campañas, Iker Casillas salió al rescate de su equipo, y con dos grandes intervenciones ante Villa y un centro envenenado de Moretti, impidió que los locales abrieran brecha en el marcador a las primeras cambio.

El Real Madrid sólo inquietaba en las jugadas a balón parado, aunque Van Nistelrooy dio muestras de su instinto asesino y la primera que tuvo, tras un gran control, la convirtió en el 0-1 con un lanzamiento cruzado a los 13'.

El Valencia no se descompuso. Siguió fiel a los parámetros con los que había saltado al campo. Posesión de balón, buena presión y aperturas a las bandas, lo que le sirvió para desarbolar a un Madrid que cuando no era Casillas era el palo el que se ponía de su parte para evitar el tanto local.

La segunda parte arrancó con un Real Madrid que intentó algo más, pero su juego colectivo seguía siendo muy pobre.

El Valencia por fin encontró recompensa a su mejor juego en apenas cinco minutos. Un zurdazo de Mata ponía las tablas en el marcador, a los diez minutos, y apenas cuatro después, el ex canterano madridista servía al primer palo donde Villa, de cabeza, culminaba la remontada con el segundo gol.

El Real Madrid, desencajado, veía cómo el Valencia le pasaba por encima, lo que provocó que Bernd Schuster, con una doble sustitución, diera entrada a Sergio Ramos y Robben para tratar de cambiar la imagen de su equipo. Dicho y hecho. El habilidoso extremo holandés se marcó una jugada marca de la casa, en su segundo contacto con el balón, para asistir a su compatriota Van Nistelrooy para que empatara (2-2).

El encuentro entró en una nueva dinámica. El Real Madrid se transformó y comenzó a llegar con más peligro al área de Hildebrand, aunque el Valencia no le perdió la cara al partido y tras unos minutos de indecisión volvió a tomar las riendas.

Casillas cobró de nuevo protagonismo. El Valencia, con mucha ambición, buscó de nuevo con ahínco el gol y lo encontró Vicente, a diez minutos del final.

El Real Madrid lo intentó en los minutos finales pero el marcador ya no se movería más a la espera de lo que suceda el próximo domingo, en el partido de vuelta en el Santiago Bernabéu.

Deportivo de la coruña: Aranzubia; Laure, Piscu, Juanan, Filipe Luis; Juan Rodríguez (Valerón; m.67), Antonio Tomás; Pablo Alvarez, Verdú (Sergio; m.75), Cristian (Riki; m.61); y Mista. Cruz azul: Gutiérrez; Bonet, Beltrán, Domínguez, Chavel (Viades, m.75); Villaluz, Velasco, Riveros, Lozano (Andrade; m.67); Zeballos y Vigneri (Vela; m.67). Árbitro: González González; del Colegio castellano-leonés. Amonestó al local Laure. Goles: 1-0: /m.38, Vigneri. 1-1; m.80, Juanan. 2-1; m.85, Sergio, de penalti. lncidencias:Primera semifinal de la LXIII edición del Trofeo Teresa Herrera, disputado en el estadio municipal de Riazor ante unos 4.000 espectadores.

El Deportivo de La Coruña accedió a la final del Teresa Herrera, en la que intentará levantar su 9ª Torre de Hércules consecutiva, tras remontar ante el Cruz Azul mexicano en los diez últimos minutos, un partido tedioso en el que los gallegos no estuvieron finos.

Tres días después del empate ante el Hajduk Split en la ida de la previa de la Copa de la UEFA, el Deportivo quería satisfacer a la afición de Riazor en su trofeo y, aunque no lo consiguió por juego, al menos salvó el resultado, pero fueron muy pocos los seguidores que lo presenciaron desde la grada, sólo 4.000 personas.

El técnico blanquiazul, Miguel Angel Lotina, dio descanso a los titulares de la cita europea y sólo mantuvo en la alineación al portero Aranzubia (que encajó un gol por primera vez con el equipo coruñés), a los defensas Piscu y Filipe, y al centrocampista Juan Rodríguez.

Con trece bajas entre lesionados e internacionales, el Deportivo varió su esquema de juego y en lugar del sistema de cinco defensas utilizó una línea de cuatro atrás y un ataque más poblado que tuvo ocasiones, pero poco acierto.

El Cruz Azul, en su primera llegada con peligro, inauguró el marcador tras un error de Piscu que aprovechó Vigneri para superar al meta con un disparo cruzado.

Tras el descanso el juego no mejoró, pero llegó la remontada local con más corazón que buen juego. Juanan remató de cabeza un centro en el m. 80; y cinco después un penalti de Riveros sobre Mista lo transformó Sergio y accedieron a la final del Teresa Herrera, en la que se enfrentarán mañana martes al Atlético de Madrid o el Sporting de Gijón, que juegan hoy la otra semifinal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios