El Getafe repite éxito copero

  • Los madrileños aguantaron un gol de Munitis al inicio y se plantan en otra final

El Getafe disputará su segunda final de Copa del Rey consecutiva, tras empatar con el Racing en el partido de vuelta, que se puso de cara pronto para los cántabros con un gol de Munitis, pero que acabó en empate al marcar Casquero al continuar una jugada sin echar el balón fuera, cuando Garay había caído lesionado. El ex racinguista acabó así con el agobio al que se estaba viendo sometido su equipo por un Racing que le buscaba un segundo gol que le daba la vuelta a la eliminatoria.

Los Campos de Sport se llenaron para presenciar este partido en el que el conjunto cántabro tenía su primera oportunidad, en 95 años de historia, de acceder a la final de la Copa. Para estar en la final del Bernabéu partía como favorito el Getafe, que llegaba con dos goles de ventaja (3-1) de un partido de ida en el que ganó porque fue mejor que el Racing y se postuló para ser finalista por segundo año consecutivo.

Para sorprender a un rival que en menos de un mes le ha ganado dos partidos al Racing, Marcelino alineó su equipo de gala, salvo el guardameta Toño, que se autoexcluyó el pasado domingo.

La necesidad de marcar y el apoyo de una grada que nadie recuerda haber visto tan entregada en el Sardinero dio alas a un Racing que encerró al Getafe en los primeros minutos y que sólo necesitó seis minutos para abrir el marcador. Munitis marcó a la salida de un córner al rematar un servicio raso de Jorge López.

El gol revolucionó aún más al Racing, que quería aprovecharse de que el Getafe parecía estar tocado y eso le pudo costar caro en dos contragolpes que culminaron Uche y Pablo Hernández, con sendos disparos ante los que se empleó bien Coltorti.

El Racing entraba bien por las bandas y así Jorge López tuvo dos buenas ocasiones, a sendos pases de Tchite, quien también tuvo oportunidad de batir a Ustari. Quedaba más de una hora y entre los dos equipos ya sumaban diez ocasiones bastante claras.

Antes del descanso, el Getafe se salvó de lo que parecía iba a ser el segundo gol del Racing, ya que Tchite remató alto, solo ante Ustari y dentro del área pequeña, sin oposición de ningún defensa.

El Racing seguía muy metido en un partido que se iba endureciendo a medida que las fuerzas iban menguando. Por su parte, el Getafe se replegaba para defender un resultado que le beneficiaba. A falta de 20 minutos, con el Getafe ya jugando sólo a la contra, Marcelino sentó a Munitis y sacó a Smolarek para tratar de aprovechar la frescura y velocidad del polaco. Y, diez minutos después, el Racing se quedaba con diez al ser expulsado Óscar Serrano, que cortó un contragolpe con una falta muy clara que le supuso la segunda amarilla.

La eliminatoria se decantó a favor del Getafe con un gol de Casquero que causó la indignación de los cántabros. Garay cayó lesionado y mientras Uche reclamaba a sus compañeros que echaran el balón fuera, éstos lo jugaron y el ex racinguista batió a Coltorti. Casquero esperó el pitido final en el túnel de vestuario y cuando sonó el silbato salió corriendo para eludir el calentón de sus antiguos compañeros y de una grada que no paró de recriminarle su acción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios