¿Fin de ciclo en el Barcelona?

  • Ronaldinho y Rijkaard están en el ojo del huracán tras la derrota ante el Madrid

Abucheado, criticado y prácticamente defenestrado, Ronaldinho se encuentra ante un futuro negro en Barcelona, donde el ruido de sables tras la derrota en el clásico ante el Real Madrid puede acabar arrastrando también al entrenador, Frank Rijkaard.

¿Es el final de una época? Esa es la pregunta que se hace hoy el fútbol español tras la victoria del Real Madrid el domingo por 1-0 en el Camp Nou, que aleja al equipo blanco al frente de la clasificación con siete puntos de ventaja sobre su máximo rival.

Hace un año, Rijkaard y Ronaldinho estaban en la cresta de la ola, en la cabeza de la Liga y como campeones de Europa reinantes. Y parecía que por delante quedaban aún muchos años de éxitos por llegar.

El Madrid estaba sumido en un caos legal y deportivo, con la victoria electoral del presidente, Ramón Calderón, recurrida en los tribunales y el Madrid postgaláctico de Fabio Capello lejos de convencer a nadie.

Sin embargo, las cosas se volvieron del revés en un año. El Real Madrid es ahora un equipo sólido, talentoso y hambriento, mientras que el Barcelona ha emprendido un descenso a los infiernos de la autocomplacencia y la apatía.

Los dos hombres que están más próximos a las llamas son Ronaldinho y Rijkaard. Fuera o no una decisión política, la apuesta del técnico por el brasileño en el clásico, después de una semana de especulaciones sobre su titularidad, fue una jugada fallida.

"Lastre", "alma en pena", "náufrago" o "ex crack" fueron algunos de los calificativos que dedicó la prensa española al delantero, que está lejos de ser el jugador que deslumbró entre 2004 y 2006, cuando el Barcelona logró dos títulos de Liga consecutivos y una Champions.

El desencanto de la afición con el jugador es tal, que el brasileño fue abucheado en el aeropuerto de Barcelona, poco después del clásico, antes de tomar el avión que lo llevaría a su país.

"Los tiempos de Ronaldinho han pasado", escribió el diario El País, pese a que el atacante apenas tiene 27 años. El futuro parece en manos del mexicano Giovani Dos Santos o del español Bojan Krkic, dos hambrientos adolescentes surgidos de la cantera del Barcelona.

"¿Por qué Bojan sólo jugó 9 minutos?", se preguntó el rotativo barcelonés Sport. Y la respuesta apunta a Rijkaard. El técnico "se acobardó", aseguran los comentaristas.

Rijkaard es criticado por su estilo amable de manejar el vestuario. La misma mano izquierda que se le alabó cuando los resultados acompañaban es ahora objeto de reproches, y la afición azulgrana reclama mano dura en el trato con las estrellas, especialmente con Ronaldinho. El técnico tendrá un par de semanas para meditar, pues el campeonato español para durante las fiestas navideñas. "El enemigo del Barca es el propio Barca", advirtió Johan Cruyff en su columna para El Periódico de Catalunya. "Lo que es cierto es que el tiempo de aprender de los errores acabó", dijo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios