Los Ferrari siguen a años luz de Alonso

  • El Renault del asturiano hace un trompo tras tocar al coche de Sutil y Hamilton se estrella tras perder el control del suyo

La inferioridad mecánica con la que el español Fernando Alonso (Renault) está afrontando la primera parte del Mundial de Fórmula 1 volvió a quedar ayer patente, en una primera jornada de pruebas libres para el Gran Premio de Bahrein de Fórmula 1 dominada con autoridad por los bólidos rojos de Ferrari.

Alonso trabajó con su equipo sin descanso en busca de un equilibrio aerodinámico que le permita ir lo mejor posible en un trazado, el de Sakhir, que combina largas rectas y fuertes frenadas. Pero el resultado, pese a tratarse sólo de una jornada de pruebas libres, no se antoja el deseado.

Lo cierto es que el bicampeón español acabó la jornada a dos segundos y 335 milésimas del brasileño Felipe Massa (Ferrari), el mejor en ambas tandas.

Fernando Alonso llegó a tocarse con el alemán Adrian Sutil (Force India-Ferrari) a falta de poco más de un minuto para el final de la segunda sesión, en una acción que acabó con ambos haciendo un trompo.

El español tocó con la rueda delantera izquierda el costado derecho del coche del germano cuando trataba de adelantarlo en busca de una última oportunidad de trepar en la tabla. En principio, en las imágenes de la televisión apareció el nombre de Fisichella, ex compañero de Alonso, como el protagonista del incidente.

Hoy, Fernando Alonso tendrá por la mañana una última oportunidad de buscar soluciones que le permitan al menos estar entre los diez mejores de la sesión de clasificación. Será en la tercera y última sesión libre, justo ante de la tanda que decidirá el orden de salida de la carrera de mañana.

Al menos Alonso sabe que el coche tiene potencial para estar al menos décimo, el puesto en el que se clasificó su compañero de equipo, el brasileño Nelson Piquet, en la sesión vespertina.

Massa, acuciado por las urgencias tras no haber conseguido sumar un solo punto en las dos primeras carreras, se está tomando el Gran Premio de Bahrein como una especie de reválida tras haber escuchado insistentemente que su puesto en Ferrari corre peligro.

El brasileño lideró la tabla de tiempos tanto en la sesión de la mañana como en la de la tarde, siempre por delante de su compañero de equipo y actual campeón del mundo, el finlandés Kimi Raikkonen. Los dos pilotos de Ferrari no encontraron rival ni siguiera en los hombres de McLaren-Mercedes.

Incluso Hamilton, actual líder del Mundial y que se veía por detrás de su compañero, el finlandés Heikki Kovalainen, protagonizó el único momento tenso del día al sufrir un espectacular accidente del que salió ileso.

A falta de nueve minutos y medio para el final de la segunda sesión, el actual subcampeón del mundo perdió el control de su monoplaza al pasar por encima de un bordillo y se estrelló con el costado derecho contra una barrera de neumáticos de protección. Hamilton abandonó sin problemas un coche que quedó muy dañado en el lateral derecho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios