La FIA frena a Alonso

  • El asturiano no superó el examen médico y no correrá el fin de semana en Bahréin Sufrió un neumotórax en Melbourne al romperse varias costillas

Tras el brutal accidente que sufrió hace dos semanas en Australia, Fernando Alonso no superó ayer el examen médico de la Federación Internacional de Automovislimo (FIA) y se perderá este fin de semana el Gran Premio de Fórmula 1 de Bahréin.

El doble campeón del mundo sufrió un neumotórax y se rompió varias costillas en Melbourne tras estamparse contra un muro cuando rodaba a unos 300 kilómetros por hora. El riesgo de que uno de los pedazos de hueso de las costillas se moviera y entrara en los pulmones fue lo que llevó a la FIA a declarar a Alonso no apto para la carrera en Bahréin y duda para China dentro de dos semanas.

"Se le efectuaron dos escáneres en el pecho, se han comparado entre ellos y se ha decidido que no había suficiente resolución, lo que es un requisito para permitirle competir de forma segura", señaló la FIA en un comunicado. "Se le realizará otro escáner antes del Gran Premio de China y se estudiarán los resultados para permitirle correr o no".

"Entiendo la decisión de la FIA", agregó por su parte Alonso, cuyo volante en McLaren este fin de semana lo agarrará el belga Stoffel Vandoorne, de 24 años.

Instantes después del accidente, ocurrido cuando intentaba adelantar al mexicano Esteban Gutiérrez, Alonso salió por su propio pie del coche y aparentemente ileso.

El español incluso superó un chequeo médico en Melbourne minutos después del accidente y le dieron luz verde para abandonar el circuito. Sin embargo, Alonso aseguró ayer que el dolor fue aumentando día a día.

"Cuando volé de regreso a España el dolor era algo mayor, así que me hice un chequeo y vimos que tenía un pequeño neumotórax en el pulmón", explicó en rueda de prensa.

"Hice caso del consejo de los médicos y me relajé en casa. Después, se repitió el lunes el chequeo y el neumotórax había desaparecido más o menos, pero tenía algunas fracturas en las costillas. Y como la posición del cuerpo en la Fórmula 1 es tan especial, con fuerzas g, había un riesgo de que las fracturas se movieran y llegaran al pulmón", añadió el piloto de 34 años.

"No es como una pierna o un brazo rotos, que puedes soportar el dolor. En el pecho hay órganos, así que no podemos hacer mucho más", especificó.

Tras el examen médico en Bahréin, la FIA prohibió a Alonso subirse al bólido en Sakhir y no le dejará pilotar dentro de dos semanas en China a no ser que supere otro chequeo.

"Me recuperaré. Ya estoy recuperado del neumotórax, ahora es simplemente que las costillas no están, digamos, pegadas. Así que puede haber un problema. El riesgo es muy, muy pequeño, pero todos queremos riesgo cero", indicó el piloto de McLaren. "En diez días debería estar bien, pero no lo puedo garantizar. Quizás sean cinco, diez o doce".

La gravedad del accidente sufrido por el español la dejó clara el médico de la FIA Jürgen Lindemann en una entrevista con el semanario alemán Del Spiegel.

"Cuando un piloto experimentado como Alonso se ve en las imágenes volando por los aires y saliendo ileso puede decirse a sí mismo: este auto es el vehículo más seguro posible. Pero no olvidemos una cosa: tuvo suerte. Se salvó por poco", destacó el doctor.

Alonso ya se perdió el año pasado el Gran Premio de Australia por motivos de salud. El piloto sufrió un extraño accidente en los tests de pretemporada en Montmeló y se ausentó de la primera carrera por consejo de los médicos de McLaren.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios