España se posiciona

  • El combinado de Lopetegui planta cara a Alemania y muestra sus credenciales para lograr el próximo Mundial

  • Rodrigo hace el tanto para los españoles; Müller lo firma para los germanos

La selección española presentó sus credenciales a candidata al Mundial de Rusia con una exhibición en el primer acto en casa de la vigente campeona del mundo, Alemania, con el tanto de Rodrigo que igualó Müller en un bonito amistoso que deja intactas las rachas sin perder de ambos.

El tiempo que le resta a Iniesta en la selección hay que exprimirlo al máximo, saborear cada detalle futbolístico del más alto de los niveles. Líder natural de una generación posterior que tuvo el mejor maestro, invita a un estilo que permanece con Isco, Thiago o Silva, los dueños de los espacios cortos. Diseñan un rondo en cualquier zona del campo. Instalaron en casa del campeón sonidos de admiración de una grada que vio a su Alemania sometida por momentos.

Pero Alemania golpea siempre. Y reaccionó con grandeza después de ser superada en un duelo de dos selecciones que siempre salen a por el rival. Un pulso por establecer la presión más alta para robar antes y adueñarse del balón. Nadie le jugará así a España en el Mundial, ni la Portugal de Cristiano, y era una buen test. Con la línea adelantada española temblaba Boateng con el balón en sus pies en la salida. Un error suyo fue la antesala del gol. Se esperaba el regreso de Diego Costa nueve meses después y Lopetegui apostó de inicio por Rodrigo que enciende la pelea por el 9. Era el minuto seis cuando la visión en el pase de Iniesta a espaldas de los centrales la aprovechaba el delantero con un zurdazo potente que superaba a Ter Stegen.

Le tocaba mostrar a Alemania, que abusó en el arranque del fútbol directo con centros laterales que acababan en manos de De Gea. Hector enganchó la de más peligro desde la frontal tras un rechace, que acarició la escuadra, pero el balón fue de España. Isco, siempre fijo para Lopetegui, dejó detalles de calidad en cada aparición. España rebajó con balón la euforia del rival. La grada aplaudió un regate con un control con el pecho de Isco, que asistió a Silva, pero su control se le marchó largo y la rápida salida de Ter Stegen salvó a su selección. La movilidad de los centrocampistas de España desconcertó a los alemanes. Sólo un error, como el que cometió Carvajal en un pase hacia atrás, despertó a la poderosa Alemania, que encontraba en la velocidad de Werner su mejor baza. Su acción no encontró un compañero por milímetros.

El recital de España no fue mayor por la falta de disparos a puerta. La brillantez en las asociaciones no se plasmaba en ocasiones. Iniesta chutó arriba uno de los pocos intentos. Sin embargo, Müller no dudó a los 35 minutos. Se alejó de su zona de influencia y sin marcaje, con tiempo para recibir y pensar en la frontal del área, puso el balón en la escuadra para el empate.

Alemania compite como nadie. Arrancó mordiendo el segundo acto. Con un disparo ajustado de Draxler ante el que voló De Gea para sacar una mano salvadora. España intentaba acoplarse ya sin Iniesta, que aguantó una parte, cuando Özil perdonó una clara llegada. Aparecía el duelo de dos de los mejores porteros del mundo. Ter Stegen exhibió reflejos ante la ocasión más clara de España, con Isco rematando a bocajarro tras una gran acción de Silva con centro final de Jordi Alba. Respondió al momento Alemania en una acción en la que Carvajal midió mal y De Gea salvó con mano firme abajo al chut de Gundogan. La selección española bajó el nivel con los cambios y el partido pasó a ser de ida y vuelta, el mejor escenario para la entrada en escena de Marco Asensio por Isco. El partido podía caer de cualquier lado. Kroos emergía como líder en el centro del campo, dominador del partido en la segunda parte y la velocidad de Werner desequilibrando. Chutó al lateral tras devorar espacios y el travesaño repelió un testarazo de Hummels en acción de estrategia a una falta puesta perfecta por Kroos.

Sobrevivió a esas oleadas alemanas España y perdonó la jugada que le pudo dar un triunfo que no saborea en tierras germanas desde 1935. Una jugada de Asensio la remató forzado Silva en el segundo palo y el regalo de la noche lo desaprovechó Diego Costa. Le cayó el balón con todo para marcar, esperó, optó por chutar con la diestra y dio tiempo al repliegue para estrellar su disparo en un defensa rival. Fue el cierre de un gran duelo entre dos de las grandes favoritas al Mundial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios