Empate cum laude

  • Orden El Recre salió al campo muy ordenado, cerrando todos los espacios sin permitir demasiadas ocasiones al rival Fue a más Los albiazules tuvieron su mejores opciones en el segundo tiempo

Más que meritorio. El Recreativo de Huelva se trabaja un punto más que merecido ante el Atlético de Madrid, si tenemos en cuenta la seriedad con la que encaró el partido y las opciones que tuvo en el segundo tiempo, en el que, todo hay que decirlo, también el conjunto de la capital de España disfrutó de las suyas. Sin ir más lejos, se puede decir que el mejor del Decano en la tarde-noche de ayer fue el meta Sorrentino.

Empate. Un punto que puede saber a gloria para este Recre que, tacita a tacita, está poniendo tierra por medio entre él y la zona de descenso, después de esa travesía en el desierto que le metió el miedo en el cuerpo en la zona cenagosa.

Orden. Ahí basó el Recre su juego y ahí estuvo la clave del empate a cero. Víctor Muñoz tenía muy claro como había que jugarle a este Atlético de Madrid rutilante de la temporada en curso.

Salvo los primeros quince minutos, en los que quizás el Recre cedió demasiado terreno a su rival, el equipo onubense contuvo a la perfección a los colchoneros. Los dos tuvieron el control del juego. Cada uno a su manera.

El Atlético, porque fue quien más tiempo tuvo el balón y el que más minutos pasó en el campo del rival; y el el Recre, porque le interesaba el partido como se desarrollaba, tapando muy bien las líneas de pase del adversario y sin sufrir casi nada, eso todo en el primer tiempo.

La movilidad de Forlán y de Agüero fueron los argumentos de los mejores momentos rojiblancos en los primeros 45 minutos; por contra, cuando Carlos Martins y Jesús Vázquez tuvieron más la pelota fue el Recre el que dio un paso adelante.

En el 'debe' del Decano, quizás la soledad de Sinama Pongolle en el ataque, ya que Marquitos, que era quien más cerca estaba de él, participaba muy poco.

Un disparo de Forlán (20') que repelió perfectamente Sorrentino, y un par de aproximaciones del Decano al área de Abbiati, con el balón por el área sin mucho control, fueron las ocasiones más claras de los dos equipos en el primer tiempo... hasta que a falta de dos minutos se vivió la jugada más curiosa del partido.

Maxi encaró a Sorrentino -partió en fuera de juego-, se tiró de forma descarada ante la salida del meta albiazul, pero la pelota llegó a un compañero que marcó. Daudén, que había sido muy protestado por el público recreativista, señaló falta técnica por simular la falta a Maxi -que vio la amarilla- y por supuesto el gol no subió al marcador.

No había mucho tiempo de ahí al descanso, por lo que los dos equipos dieron por bueno el 0-0 con el que se fueron a los vestuarios, dejándolo todo para el segundo periodo.

Fue en la segunda parte cuando se vieron las ocasiones más claras por parte y parte. Agüero, en dos ocasiones, Maxi Rodríguez, Reyes y Raúl García, tuvieron en sus botas oportunidades meridianas para haber puesto al Atlético de Madrid por delante; como también Camuñas, dos veces, y Sinama Pongolle, fueron los albiazules que más cerca estuvieron del gol.

Fue un segundo tiempo diferente. Los dos equipos dieron la impresión de subir el pistón en su juego. Más el Atlético en los compases iniciales de este periodo. La movilidad de Forlán hizo daño a los albiazules, que vieron como todo su entramado se pudo venir abajo si Agüero, en dos ocasiones, anda más atinado ante Sorrentino. Por dos veces el protestado jugador argentino se quedó solo ante el italiano, y en ambas el meta le adivinó la intención de 'picarle' el esférico.

Entre ambas oportunidades, Camuñas tuvo la suya. Se aprovechó de un mal control de Pernía para quedarse ante Abbiati, que le repelió su remate cuando el gol era el camino más recto y fácil.

El partido era otro bien distinto. Había intercambio de golpes, lo que posiblemente beneficiaba mucho más al Atlético. Así lo entendió el técnico albiazul, Víctor Muñoz, que dio entrada a Barber para dar oxígeno a la medular. El Recre lo notó, pues cortó la hemorragia.

El Recre dio un pasito adelante. También quizás porque los cambios de Aguirre no dieron el fruto apetecido -entraron Reyes y Luis García por Simao y Agüero-.

El Recre volvió a controlar mejor el partido. El balón no lo perdía ya con tanta facilidad, y además lo recuperaba con más frecuencia y en zonas delicadas para el cuadro atlético.

Era el momento de Sinama, que se pegó tres carreras con Pablo y sólo se le pudo ir en una ocasión. Sin ser el jugador francés de la pasada temporada, siempre estuvo metido en el partido buscando espacios.

En los últimos compases, los dos equipos casi dieron por bueno el empate. De todos modos, aún hubo tiempo de ver a Sorrentino en tres acciones acertadísimas que evitaron un gol que hubiera sido un castigo demasiado grande para este Recre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios