Emery apela a la capacidad de reacción

  • El técnico visitante espera que la eliminación copera no les pase factura

Quizá los últimos entrenamientos estén siendo los menos apetecibles para Unai Emery desde que se hizo cargo del banquillo del Almería en el verano de 2006. La eliminación de la Copa del Rey en el último suspiro escoció más de lo que se aparenta por la forma en la que se produjo (con una primera parte horrible en el juego) y porque desde el choque ante el Getafe cada vez son más las voces críticas con el devenir del equipo, que antes perdía con las botas puestas y ahora lo hace dejando tras de sí una estela preocupante. La situación en Almería es preocupante y podría serlo más todavía.

Por ello, los almerienses necesitan pasar página cuanto antes. Saben que la visita a Huelva puede ser un punto de inflexión o de no retorno. Les podría permitir recobrar el sentido o entrar en coma deportivo.

Unai Emery está siendo crítico estos días con sus jugadores. Les achaca que "los rivales nos crean demasiadas ocasiones de gol y repito que eso no se puede producir". Trata de sacar algo positivo de la reciente eliminación copera de los suyos, pues les permitirá "centrarnos en la Liga exclusivamente y olvidarnos de todo lo demás. En la parte negativa está el aspecto económico (un rival de primera fila en la siguiente ronda habría supuesto una buena taquilla) y el deportivo en el sentido de no tener la posibilidad de poder rotar más a los jugadores. Hay que mejorar aspectos como la solidez del entramado defensivo porque el día del Getafe ocurrió exactamente lo mismo. Son muchas las lagunas que están por corregir".

El Almería está pagando especialmente su falta de tino en los primeros tiempos de sus encuentros. Los dos últimos llaman especialmente la atención del preparador vasco. En ellos "vimos lo peor en cuanto a juego que hemos podido ver en Almería. Pero a la misma vez tengo confianza en que el equipo vuelva a la senda de lo que ha estado siendo. Después del 1-0 contra el Levante, por ejemplo, te empatan porque no tuvimos el balón en nuestra propiedad".

Los resultados negativos están provocando que incluso pierda parte del crédito entre los seguidores almerienses. El miércoles oyó sus primeros pitos en el Estadio del Mediterráneo. Pasa por encima con diplomacia: "La afición siempre está con el equipo, aunque mostrase su malestar en momentos puntuales. Sinceramente, no me molestó".

La solución a todos los problemas rojiblancos podría llegar con una victoria en Huelva. No obstante, esto no va a ser nada fácil porque tendrán delante "un equipo muy compacto que está por encima de nosotros en la tabla y, por tanto, es un rival directo en la lucha por la permanencia. Será un partido muy difícil para los dos conjuntos".

Apela a la fortaleza mental de su plantilla. No es el momento de lamentarse y sí de dar la cara en el Nuevo Colombino. El mensaje es bien claro: "Siempre procuro mantener un punto de equilibrio tanto para lo bueno como para lo malo. Estamos decimoquintos y tenemos el apretón encima, pero la situación en Liga no debería afectarnos tras lo de la Copa. De otras situaciones peores ya hemos salido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios