Dura sanción al Betis por la agresión a Armando

  • Competición da por finalizado el partido con el Athletic (1-2) y castiga al club bético con dos partidos de 'exilio'

El Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol dio por concluido el encuentro entre el Betis y el Athletic, con el marcador establecido en el momento de la suspensión por el botellazo recibido por el meta visitante, Armando, triunfo vasco por 1-2 en el 70', y ha decidido clausurar dos encuentros el estadio Manuel Ruiz de Lopera.

El presidente del Comité de Competición, Alfredo Flórez, que reconoció como "excepcional" el hecho de dar por concluido el partido a falta de veinte minutos por jugar, explicó que "la pronta identificación del agresor ha sido un atenuante a la hora de sancionar a la entidad sevillana".

Flórez llamó la atención sobre el hecho de que "el entorno del agresor reaccionara de manera inmediata, identificándole, deteniéndole y poniéndole a disposición de la policía".

De no haberse producido este hecho "determinante", la clausura del recinto bético podría haber sido de más de cuatro encuentros.

A diferencia de otras ocasiones de agresión, este partido "sí se da por terminado porque quedaban pocos minutos y el Athletic había hecho sus tres cambios y hubiera tenido que continuar con diez jugadores y sin portero", algo que "atenta contra el equilibrio de la competición", según el Comité.

Como toda resolución de este organismo, los clubes disponen de un plazo de diez días para apelar las sanciones impuestas.

Armando fue agredido al recibir en la cara el impacto por una botella lanzada desde la grada. El futbolista deberá guardar "reposo absoluto durante varios días".

Por otro lado, el juzgado de instrucción número 13 de Sevilla decretó el lunes la puesta en libertad de C.P.R., acusado del botellazo, después de que su esposa depositara 3.000 euros de fianza.

La pasada temporada Competición decidió cerrar el Ruiz de Lopera durante tres encuentros tras los incidentes que se produjeron en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey, entre los que destacó el lanzamiento de una botella que dejó inconsciente al entonces entrenador del Sevilla, Juande Ramos.

Así mismo, ordenó reanudarse el partido desde el momento en que se suspendió. Los 33 minutos restantes se jugaron veinte días después en el Coliseum Alfonso Pérez de Getafe, y en los mismos el Sevilla mantuvo el 0-1 y se clasificó para semifinales.

El Betis recurrió la decisión ante el Comité de Apelación, que ratificó la sanción. Posteriormente, el club pidió la suspensión cautelar al CEDD, que desestimó.

El equipo sevillano cumplió la clausura de su estadio en el Estadio de La Cartuja en los partidos ligueros ante Villarreal (3-3), Real Sociedad (0-1) y Getafe (0-2).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios