Día de esperanza en la victoria

  • El CB Huelva, que acumula siete derrotas consecutivas, intentará hoy en el Palacio de Deportes romper la racha negativa ante a un rival directo en la lucha por la permanencia: el Aguas de Valencia-Gandía

Día de esperanza en la victoria. Huelva vive hoy una de las jornadas más esperadas de la Semana Santa, cuando realizan su desfile procesional por las calles de la capital dos de las vírgenes más queridas por los fieles: la Victoria y la Esperanza.

El Ciudad de Huelva, que ha encadenado siete derrotas consecutivas, intentará romper la racha negativa derrotando al Aguas de Valencia-Gandía, un rival directo en la lucha por la permanencia. Este encuentro, correspondiente a la vigésimo quinta jornada de la Adecco LEB Oro, se disputará en el Palacio de los Deportes de la capital desde las 21.00 horas.

El equipo onubense suma diez triunfos y está situado en la undécima plaza de la clasificación; mientras que el equipo levantino acumula ocho partidos ganados y es decimosexto. Es decir, que se encuentra al borde del precipicio dado que esta temporada descienden directamente los dos últimos (actualmente Inca, también con ocho victorias, y el UB La Palma con sólo cinco).

Dado que en la primera vuelta el Ciudad de Huelva se impuso en Gandía por 70-79 si hoy lograra ganar sacaría una apreciable ventaja (tres partidos y el basket average favorable) cuando sólo quedarían nueve jornadas para el final del Campeonato. Por ello el técnico del equipo onubense, Pepe Rodríguez, no duda en calificar el encuentro de esta noche como una auténtica "final", asegurando que es "el partido más importante del año".

Salvo inesperados contratiempos de última hora el entrenador blanquiazul podrá contar con los nueve profesionales que siguen en el club: los bases Éric Sánchez -quien, por cierto, estará especialmente motivado al enfrentarse a su ex equipo- y Antonio Bustamante; los exteriores Fede Van Lacke, Cameron Bennerman, Pavel Ermolinski y Souley Drame; y los pivots Antonio Morón, Darius Silinskis y Ugonna Onyekwe, quien reapareció la semana pasada en Burgos después de muchas jornadas ausente. El pívot nigeriano demostró encontrarse aún muy lejos de su mejor forma física, pero su mera presencia ayuda en las rotaciones interiores.

Lamentablemente ayer tampoco hubo novedades en el aspecto económico, por lo que a todos los trabajadores se les siguen adeudando tres mensualidades.

El entrenador confía en que la afición responda "y se dé cuenta de la importancia del partido. Todos tenemos que ponernos las pilas. Es increíble es que después de siete derrotas consecutivas todavía estemos tan cerca de las posiciones del play-off, pero con la dinámica que tenemos hay que mirar hacia abajo. Este partido debe ser un punto de inflexión que nos sirva para volver a creer en nosotros mismos, para levantar el ánimo y entrenar con un poco más de entusiasmo. Necesitamos la victoria por muchísimas razones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios