Derrota del Ciudad de Huelva en La Laguna

  • El acierto de los canarios en el tiro libre fue determinante

El Ciudad de Huelva tuvo en sus manos lograr la victoria en una cancha inexpugnable, pero dejó los deberes para el último minuto y al final no pudo ante el acierto local en los tiros libres.

En los ocho primeros minutos del último cuarto, los de Pepe Rodríguez subsistieron con una sola canasta en juego, circunstancia que les hizo estar ocho puntos abajo, aunque su tesón les permitió reducir las diferencias y entrar en una lotería final en la que los tiros libres fueron decisivos, y ahí La Laguna impuso su ley. Aún así, Chris Hernández pudo haber forzado la prórroga cuando su tiro postrero desde el mediocampo y sobre la bocina tocó el aro. Debutó Travis, pero su presencia fue testimonial.

El Ciudad de Huelva afrontaba en La Laguna un envite de entidad, pues se enfrentaba a un rival que había hecho de su pabellón un fortin y lo hacía diezmado por las ausencias. Sin Onyekwe y Johnson, el CB Huelva era menos equipo, aunque se supliera la ausencia de ambos con Romero Von Travis, que llegaba casi a la pista después de haber bajado del avión.

Comenzó sufriendo el Ciudad de Huelva, sobre todo por las acciones en el poste bajo del Ciudad La Laguna. Pese a la presión local a la salida de balón de los onubenses (15-9), el equipo onubense nunca se fue del partido y con un juego colectivo siempre vio de cerca a su adversario. Los de Rodríguez pasaron apuros por el cambio de defensas de los tinerfeños y eso les dejó con cierta espesura ofensiva, que desatascó Schraeder. El alero comunitario fue clave en la reacción de los suyos en el segundo cuarto y con dieciséis puntos (cuatro de cinco en triples), puso en ventaja al Ciudad. Gracias a un parcial de 0/6, el CB Huelva tomó la delantera, pero esa ventaja desaparecería debido a tres canastas desde el 6,25 m. del cuadro isleño.

La productividad ofensiva se vino abajo en el tercer cuarto, debido a la buena defensa onubense en la pintura sobre Donaldson, pero el acierto de Detrich no tuvo respuesta en el perímetro rival, lo que propició una ventaja para los locales (66-61), a dos para el final del tercer cuarto.

Ya en el último cuarto, con Junyent en el banquillo, Schraeder se convirtió en la única referencia del cinco blanquiazul, que vio como después de tres tiros libres del alero comunitario, se le cortó por completo su racha anotadora. Pese a dos tiempos muertos de Pepe Rodriguez, los onubenses no reaccionaron y dieron demasiada ventaja a su rival. Un triple deMorón y otro de Junyent a cuatro segundos del final (84-83), pusieron emoción, pero Rost no falló desde la línea de tiros libres antes de que Hernández tuviera en sus manos la prórroga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios