Derrota de un CB Huelva que ya tiene más cerca el abismo

  • El equipo onubense pierde el 'basket average' ante el Alerta Cantabria Lobos

Comentarios 4

Derrota del CB Huelva en su visita a Santander. El equipo onubense coquetea con los puestos de la zona baja de la tabla y, tras perder en Cantabria, no puede perder de vista el abismo que conduce al descenso. Además, el conjunto onubense continúa con su mala racha a domicilio.

Ayer, no obstante, el correctivo sufrido en pista del Lobos fue demasiado severo, si juzgamos la totalidad del encuentro. Los de Pepe Rodríguez mantuvieron el tipo durante la primera mitad, marchándose al descanso sólo dos puntos por debajo en el luminoso (35-33). Sin embargo, en la segunda mitad los onubenses sufrieron una de sus habituales pájaras ofensivas y lo acabaron pagando demasiado caro. La 15ª derrota de la temporada de los onubenses comprime aún más la lucha por el descenso y obliga a Ciudad de Huelva a no permitirse más tropiezos en los próximos compromisos.

El Ciudad de Huelva libraba una nueva batalla en pos de la permanencia, esta vez en cancha del Alerta Cantabria, adversario directo en su empresa. Los discípulos de Pepe Rodríguez llegaban con aire renovado al pabellón santanderino después de imponerse el miércoles al Aguas de Valencia-Gandía. Sin embargo, los onubenses se medían a un rival complejo, ya que los cántabros se están mostrando muy rocosos ante su afición, donde han vencido siete de sus últimos nueve compromisos. Y pronto se comprobó que el duelo iba a transcurrir por los parámetros que se suponían.

Se mostraron ambos conjuntos muy dubitativos en los primeros compases, negados de cara al aro de su adversario. Se notaba en el ambiente la importancia del duelo, con los dos contendientes más pendientes de la necesidad de ganar para eludir los puestos de descenso que de anotar. Los fallos de canastas fáciles en la pintura y las pérdidas de posesión se sucedían, por lo que el marcador reflejaba muchísima igualdad, m. 4 (8-10).

En el conjunto onubense las riendas del ataque las llevaban Drame y Bennerman, lo suficiente para mantener a los de Pepe Rodríguez arriba ante los despropósitos del ataque local, m. 7 (12-15). La entrada del base catalán Salva Camps (ex del CB Huelva), en los instantes finales del primer periodo, sirvió para que Lobos Cantabria imprimiera un ritmo mayor al encuentro y cambiara la dinámica descendente de los suyos. Además, la lesión de Ermolinski actuó como un jarro de agua fría en su equipo, que pareció bajar los brazos. Con 20-19 se alcanzó el final del primer acto.

Ya en el segundo periodo, los visitantes salieron algo más motivados y anotaron un parcial de 0-5, donde el nigeriano Onyekwe tomaba especial protagonismo, pero sólo fue un mero espejismo. Seguidamente los de Israel González endosaban un parcial de 12-2, lo que hizo que Pepe Rodríguez solicitase tiempo muerto ante la avalancha del equipo local y la endeblez defensiva de sus discípulos.

Al ecuador de la manga se llegaba con 32-27. Tras el minuto técnico, el Ciudad de Huelva dispuso una zona en su defensa que, en los minutos que sucedieron hasta llegar al descanso, los locales no supieron atacar. Así, las diferencias se fueron reduciendo hasta casi desaparecer al descanso (35-33).

El paso por vestuarios no le sentó demasiado bien al CB Huelva. Alerta Cantabria empezó arrollando y pronto amplió diferencias en el luminoso hasta igualar la barrera psicológica de los diez puntos. Ricardo Guillén asumía el ataque de los anfitriones y los onubenses seguían intentando jugar con el pívot Onyekwe, pero ayer el nigeriano no tenía su noche y se enmarañaba en la defensa local gracias al gran trabajo de Saunders.

Pepe Rodríguez movía constantemente el banquillo para encontrar estabilidad en la defensa, y es que la transición ataque-defensa de los onubenses era muy lenta, pero no surtió efecto. El Lobos anotaba con facilidad desde los tres puntos y, unido a la efectividad de Haynes en la pintura, hacía que las diferencias se dispararan al final del tercer acto (65-45).

En el último periodo cayeron lesionados Martínez y Haynes, lo que no desperdició el CB Huelva, que se puso de nuevo en zona, para intentar frenar el ataque de los de casa. Sin embargo, la renta de los de Israel González era suficientemente amplia como para no temer por el encuentro. Los locales se dedicaron a mantener las diferencias y sólo Bennerman plantaba una brizna de batalla. Poco a poco las diferencias se hicieron inaccesibles para un cuadro onubense que vivió los instantes finales como una agonía, sobre todo cuando vieron que Lobos Cantabria superaba el basket average.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios