El Cruceño cobra vida

  • Sufrió demasiado para remontar ante un Rosal ya descendido

El Cruceño sumó tres puntos de oro en su lucha por la permanencia que le permiten seguir fuera de los puestos de peligro, y al mismo tiempo confirma el descenso del Rosal. Era un partido en el que los andevaleños no podían fallar. El objetivo está ahora más cerca a cinco jornadas del final.

El Cruceño comenzó con mucho ímpetu, consciente de lo que había en juego dada la importancia del encuentro, pero conforme pasaban los minutos se fue apagando. El Rosal no se entregó en ningún momento y logró adelantarse en el marcador en su primera aproximación de peligro gracias a Esteban.

En la reanudación llegó la remontada local. El campo estaba pesado y los rosaleños acudieron con sólo un suplente, por lo que acusaron el cansancio yel desgaste físico de los primeros 45 minutos y de ello sacó partido el cuadro andevaleño. Pese a todo, el centro del campo del Cruceño no estaba fino, le costaba enlazar jugadas y abundaban los balones el área.

Las jugadas a balón parado le dieron el triunfo al Cruceño. Primero empató Israel en el m. 70 al rematar un saque de esquina y luego, con un final de partido emocionante porque no llegaba el gol, marcó Rafa el 2-1 en una jugada similar en la que el meta Toy desvía el balón, queda muerto y Rafa empuja al fondo de las redes, en una acción que acabó con dos jugadores visitantes expulsados por protestar al colegiado, ya que entendieron que el gol debió ser anulado por una posible mano.

Lo más positivo para el Cruceño fue el resultado, destacando la actitud y la entrega de los jugadores del Rosal, mejor que la mostrada por el conjunto local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios