"Correría aunque fuese con una mano"

  • Jorge Lorenzo dice que estará en el Gran Premio de China y advierte que no es "el rey del mambo"

El líder de Mundial de MotoGP, el español Jorge Lorenzo (FIAT Yamaha), operado el lunes del síndrome compartimental que sufre en el brazo derecho, abandonó ayer el Instituto Dexeus de Barcelona dispuesto a recuperarse lo antes posible para llegar en plenas condiciones al próximo gran premio, el de China, previsto para el 4 de mayo, una carrera que quiere disputar "aunque sea con una mano".

Apenas 24 horas después de lograr su primera victoria en la máxima categoría, en el GP de Portugal, Lorenzo se puso en manos del doctor Xavier Mir, jefe de la Unidad de Microcirugía y Cirugía de la Mano del Institut Dexeus, encargado de practicar la operación en el brazo derecho, "el que más sufre y el que peor estaba", para solucionar el síndrome compartimental, un desarrollo de los músculos que comprime el sistema nervioso y que hace que el piloto pierda fuerza y sensibilidad.

Resignado a una operación por la que han pasado ya casi todos los pilotos de la parrilla ("se hace difícil porque me encontraba bien y piensas, ¿para qué demonios tengo que operarme?"), Lorenzo aseguró que está dispuesto a participar en la cuarta carrera "aunque sea con una sola mano".

Por el momento, el mallorquín deberá hacer reposo al menos hasta el próximo lunes. Después iniciará el trabajo de fisioterapia y diez días después podrá volver a las pesas. "El cuerpo humano tiene unos límites, pero yo todavía no he llegado a ellos", dijo Lorenzo. "Cuando más te creces, llega la caída. No podemos creernos los reyes del mambo porque nunca lo seremos", añadió. Para el piloto de Palma de Mallorca los "favoritos siguen siendo Rossi, Stoner y Pedrosa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios