El Cartaya no da la talla en El Palmar

  • El cuadro de Manuel Juan Limón se cubre de decepción ante un rival que manejó el partido de principio a fin

Es lo que tiene la pegada, que aunque no aparezcas, aunque juegues mal, una llegada te vale. El Cartaya de la primera parte en el Palmar, se pareció al que se fue de vacaciones, sin gasolina ni ángel, sin contenido, como si todo estuviera sucediendo fuera de plazo, con cinco jornadas aún para el final de Liga. Pero dentro de esa primera parte, con el Sanluqueño B manejándolo todo, la pelota y el especio, a los 16 minutos apareció Canito para elevar la efectividad al infinito. La pelota le cayó al capitán dentro del área, cambió el balón de pie y con la zurda batió, suavemente al guardameta Serrano. Fue la única llegada de la primera parte, mientras que los locales lo intentaron de todas las formas posibles, sin resultado, ni con pelota en movimiento ni a balón parado.

Manuel Juan Limón acudió a la revolución para ensamblar la alineación con respecto a jornadas precedentes y el resultado fue el mismo encefalograma plano. Dejó fuera a Pereira, José Ángel, Canterla y Sergio y el equipo no cambió ni de velocidad ni de fundamento. Sólo le libró en la primera parte la falta de dientes de un Sanluqueño B con mucho criterio pero sin profundidad, sin bisturí para cortar a una sólida defensa cartayera, sin duda alguna lo mejor de la primera parte.

Dicen que todo es susceptible de empeorar y así ocurrió. Seguramente fue la segunda parte más deficiente del Cartaya en mucho tiempo. Y así, el rival, nada del otro jueves, castigó la incompetencia cartayera para sobreponerse a pesar de los cambios. Fue un alma en pena por el partido, deambulando, siempre a merced del contrario que a los 49 de juego empató el partido casi sin esfuerzo sublime aparente. El gol local, en vez de espolear a las huestes de Limón, le metió en una depresión de alcance, hasta el punto que solo remató una vez entre los tres palos, de forma inocente, con un cabezazo de Barba.

Ya en el tramo final del choque el Cartaya quiso hacer todo lo que no había conseguido con anterioridad y a punto estuvo de costarle un disgusto más serio, porque Rafa Bayo fue expulsado en el 86 y el Sanluqueño B mandó un balón al larguero en el último minuto de partido.

Fue una decepción en toda regla. Se esperaba recuperación de chispa y sonrisa y no apareció nada. Ni juego, ni ritmo ni pasión, que es lo mínimo que se tiene que poner en un campo cuando te estas jugando gloria y puntos. Quedan cinco jornadas para el final y da la sensación de que el Cartay ha vuelto al principio de la Liga, cuando asomaba gatillazos allí donde no cabían. A ver qué depara el futuro. Pero queda claro que el Cartaya tiene que cambiar radicalmente si no quiere estropear todo lo bueno que ha hecho en la Liga.

At. Sanluqueño: Serrano, Camacho (Rodríguez, 62'), Diego, Cuadrado, Cema, Abraham, Del Moral, Paco (Antonio, 62'), Zequi (Robert, 76'), Pablo y Chico (Marín, 89'). Cartaya: Viruta, Rafa Bayo, Wi, Quino (Canterla, 74'), Francis Ruiz, Mario, Canito, Juanma Barba, Pitu (José Ángel, 61'), Rafa García (Sergio, 74') y Juanqui (Pereira, 61'). Goles: 0-1 Canito, minuto 16; 1-1 Zequi, minuto 49. Árbitro: Naranjo Marín. Amonestó en los locales a Cuadrado, Del Moral, Cema y Abraham. Y por los visitantes a Quino, Pereira y Canrterla y expulsó por doble amarilla a Rafa Bayo en el 86. Incidencias: Vigésimo novena jornada. Unos 200 espectadores en el Palmar de Sanlúcar de Barrameda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios