Carpetazo a la Liga con derrota lepera

El Cash Lepe cerró la temporada 2008-09 perdiendo con el GAM Atarfe en un partido que se decidió en el segundo cuarto con un concluyente parcial de 3-21 para el conjunto granadino, aunque el triunfo no le sirve para conseguir su objetivo de entrar en la fase de ascenso a LEB Bronce, porque el Alhaurín de la Torre, equipo que le precedía, también ganó ayer frente al Cajasur Peñarroya.

El primer cuarto no hacía pensar en un resultado tan abultado a favor del Atarfe, con dos equipos muy concentrados y con una gran efectividad en ataque, lo que brindó un baloncesto de gran calidad al escaso centenar de espectadores que se dio en las gradas del pabellón ayamontino. El Cash Lepe, inferior en centímetros, movió el balón con paciencia esperando encontrar posiciones cómodas de tiro, mientras que el GAM Atarfe buscaba el aro lepero sobre todo en acciones individuales de sus mejores hombres. Durante todo este periodo el marcador se movió con ventajas mínimas para uno y otro equipo.

El segundo cuarto fue otra historia, baste decir que el Cash Lepe no anotó ninguna canasta en juego en todo este periodo. El banquillo visitante demostró tener más recursos que el local, y los suplentes del Atarfe, Almazán, Fernández y Pablo García, se encargaron de ir poniendo tierra de por medio sin que el Cash Lepe fuera capaz de anotar más que tres tiros libres de Alfonso Neves. Las diferencias fueron creciendo hasta llegar a los 19 con los que se llegó al descanso. Los equipos se marcharon a los vestuarios con un contundente 27-46 en el marcador y con la sensación de que el partido estaba decidido.

El tercer cuarto tuvo dos claros protagonistas, uno por cada equipo, con un bonito duelo anotador entre Zamorano por el Cash Lepe y Rivera por el Atarfe, aunque la pareja arbitral también quiso unirse a la fiesta con algunas decisiones extrañas, sobre todo en contra del equipo lepero. El intercambio de canastas favorecía al conjunto granadino que veía como transcurría el tiempo sin que se redujera su ventaja, sino que incluso aumentó hasta llegar a una máxima de 23 al final del tercer cuarto.

Sin embargo, en el último cuarto David Moreno se adueñó de la zona visitante, reduciendo la desventaja hasta los 13 puntos (58-71) a 5 minutos para el final. Con el miedo en el cuerpo después de ver como menguaba su ventaja, José Antonio Ureña pidió un tiempo muerto para evitar sustos. Un triple anotado por David Ruiz después de otro fallado por Riki Pérez que podría haber dejado la diferencia en 10, devolvió la tranquilidad al equipo granadino que jugó los último minutos guiado por la veteranía y calidad de Rivera y Liñán para llegar al final del choque sin más sobresaltos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios