Grupo E

Camerún: Recuperar el espíritu de Italia 90

Desde que deslumbró en Italia en 1990, su rendimiento no ha vuelto a ser el mismo. Sin embargo, Camerún, por juego, tradición y exotismo, sigue siendo uno de los grandes animadores de las últimas fases finales de la Copa del Mundo.

En Suráfrica sumará su sexta participación mundialista, tras las de 1982, 1990, 1994, 1998 y 2002. Después de quedarse en la primera fase en España'82, en su primera presencia en esta competición, los Leones Indomables, entonces liderados por Roger Milla, brillaron con luz propia en Italia'90, cuando cayeron en los cuartos de final ante Inglaterra (2-3), en la prórroga.

Desde entonces, Camerún, undécima en el ránking de la FIFA, ha sido eliminada siempre a las primeras de cambio, por lo que el objetivo para el Mundial que se disputará en el país vecino es, por lo menos, volver a superar la fase de grupos.

Campeón de África en 1984, 1988, 2000 y 2002, Camerún también tiene un oro olímpico (Sidney 2000), único equipo del continente, junto con Nigeria (Atlanta 1996), que puede presumir de ello. Es, por tanto, el mayor referente del fútbol africano.

Pese a que no ha sido difícil conseguir un billete para Suráfrica para disputar su quinto Mundial consecutivo, se puede decir que la clasificación del combinado camerunés ha sido un tanto convulsa.

La derrota ante Togo en Ghana (1-0), en el primer partido de la segunda fase, provocó la destitución de su seleccionador, el veterano alemán Otto Pfister y la llegada de un técnico con más renombre en el fútbol profesional, el francés Paul Le Guen.

Una de las primeras decisiones de Le Guen cuando tomó las riendas de la selección fue acabar con el mal ambiente que había en el equipo. Para ello, quitó el brazalete de capitán al defensa Rigobert Song y se lo entregó a Samuel Eto'o, máximo goleador de la historia de Camerún y el jugador con mayor ascendente en el vestuario.

Los Leones Indomables sumaron un empate en Yaundé ante Marruecos (0-0) en el debut del nuevo seleccionador, pero a partir de ahí, encadenaros cuatro victorias consecutivas.

Los nueve goles marcados por Eto'o durante la fase de clasificación y los dos que la zaga liderada por veteranos de la talla de Geremi Njitap, el propio Song y el guardameta Idriss Carlos Kameni encajaron en los últimos seis partidos, pusieron a Camerún rumbo a Suráfrica.

Con el emergente Pierre Webó como pareja de Eto'o, y Jean Makoun, Stephane Mbia y Alexandre Song como pilares en el centro del campo, Camerún espera recuperar el próximo verano ese fútbol alegre y atractivo que alcanzó su máximo esplendor hace casi veinte años en Italia y que parece haber perdido en sus últimas participaciones mundialistas.

Once tipo: Kameni; Bedimo, N'Kolou, Rigoberto Song, Geremi, Mbia, Makoun, Alexander Song, Emana, Webó y Eto'o.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios