El CB Huelva cae con honor y abre una puerta a la esperanza

  • Buen debut de Cameron Bennerman, máximo anotador local con 19 puntos

Comentarios 4

Un renovado y todavía en construcción Ciudad de Huelva pasó con buena nota su primer examen, sobre todo teniendo en cuenta que enfrente estaba uno de los grandes de la categoría, el CAI Zaragoza. Los 19 puntos de diferencia al final del choque no reflejaron el buen trabajo de los locales que, pese a sus carencias, volvieron a dar muestras de una enorme profesionalidad y entrega, e invitan a pensar que el primer objetivo, la permanencia, está bastante factible.

Pese a sumar la quinta derrota consecutiva, el CB Huelva dejó abierta una puerta a la ilusión.

El conjunto maño se sustentó en la calidad individual de sus jugadores, sobre todo en un Darren Phillips imparable con 26 puntos (10/14 en tiros de dos) y 10 rebotes. Sus recursos son casi ilimitados, y éste puede ser su gran año. Potencial no le falta.

Pepe Rodríguez, en la previa al partido, ya había comentado que lo afrontaba como si fuera uno de pretemporada, al igual que el que disputará la próxima jornada en Lugo ante el Breogán. Su equipo está 'formándose', han cambiado los roles, han llegado dos jugadores nuevos (y queda el pívot Christian Heinrich), se han marchado tres y hay que dar tiempo para que la maquinaria se acople.

Cameron Bennerman tuvo un feliz debut en Huelva; empezó frío, pero poco a poco fue metiéndose de lleno en el partido; anotó 19 puntos en 31 minutos, con 4/9 en triples, y capturó 4 rebotes, aunque debe mejorar en las pérdidas (4). Por momentos recordó a Louis Campbell y protagonizó una acción súper espectacular, al dejar atrás a varios defensores y culminar la acción con un mate estratosférico que supuso la guinda al excelente primer tiempo que jugaron los locales.

Más gris estuvo Antonio Bustamante, que sólo dispuso de 8 minutos y se quedó sin anotar. Ahora el mando del equipo, como director de juego, es para Eric Sánchez, que ya está empezando a asumir mayor responsabilidad.

También había interés por ver a Fede Van Lacke, confirmado ya que no se irá. El escolta siguió aportando en 'intangibles' y está claro, como ya anunció Pepe Rodríguez, que a partir de ahora tendrá más protagonismo en ataque; ayer se jugó 11 balones, bien en tiros de dos (5/8), pero sin suerte en los tripes (0/3).

Antonio Morón es otro de los jugadores llamados a liderar el nuevo proyecto; sin Junyent -y con Onyekwe todavía lesionado-, debe ser una de las referencias ofensivas en el juego interior; ante el CAI anotó 14 puntos (4/4 en tiros de dos y 2/4 de tres), además de capturar 9 rebotes.

Darius Silinskis mostró cierta mejoría (7 puntos y 5 rebotes), pero da la impresión de que puede aportar mucho más, al igual que un Pavel Ermolinski que ha aumentado su intensidad, pero al que le cuesta ver aro. La cruz llegó de la mano de Souley Drame, 'ausente ayer' y que no llegó a estar ni 8 minutos en pista (cero puntos); para el bien del equipo es fundamental que vuelva a ser el que era.

El encuentro tuvo dos mitades bien diferentes; en la primera nadie se acordó de Junyent, Hernández y Schraeder; el CB Huelva plantaba cara en todo momento a un nivel que no era capaz de imponer su teórica superioridad.

Los maños aprovecharon unos minutos en los que Morón y Ermolinski tuvieron que ejercer de pivots para amagar con romper el partido, pero los locales reaccionaron y llegaron al descanso con todo por decidir (35-37).

El CB Huelva había 'ocultado' sus carencias y las virtudes relucían, soñando incluso con la victoria. Pero tras el descanso el CAI salió con la lección bien aprendida y empezó a poner tierra de por medio (38-49); el conjunto de Curro Segura -que tenía mucho donde elegir, tanto en calidad como en cantidad- basó su triunfo en un gran tercer cuarto (parcial de 10-26), que dejaba el choque casi visto para sentencia.

Pero el CB Huelva no tiró la toalla, rebajó la diferencia (56-68 a falta de cinco minutos y medio) y si no llega a ser por varias decisiones arbitrales que perjudicaron a los locales, le hubiera metido el miedo en el cuerpo al rival.

Pero no era el día de los milagros, al final se impuso la lógica y el CAI se llevó una victoria justa, pero excesiva, porque el marcador final no fue justo con lo que se vio sobre la cancha.

El equipo de Pepe Rodríguez jugará el próximo viernes su 'último partido de pretemporada' en Lugo ante Breogán; luego llegarán dos finales ante Burgos y Aguas de Valencia, donde se podrá ver con más exactitud el verdadero potencial de este nuevo CB Huelva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios