Un Bullock decisivo resuelve al final

El Real Madrid firmó el pase a las semifinales en una eliminatoria con poco ritmo frente al Akasvayu Girona, al que fulminaron los triples de los exteriores blancos en los estertores del último cuarto.

Los blancos tardaron más de medio cuarto en enterarse de que enfrente estaba un equipo que, con Marc Gasol a la cabeza, tenía la determinación de estrenarse por fin en una competición en la que acumula cuatro derrotas.

El Madrid había salido con Pablo Aguilar junto a Felipe Reyes en el quinteto inicial y ésa fue la tecla que tocó Plaza para reconducir la situación. Tiempo muerto y entrada en juego de Smith, que espoleó al conjunto de Vistalegre de la mano también de Hervelle. Quince años sin ganar la Copa son muchos para una entidad como el Real Madrid. Otros veinte minutos sin carburar convenientemente le habrían condenado con toda seguridad. También al Akasvayu. El caso es que, los puntos empezaron a caer con cuentagotas. Bajo semejante panorama, la intensidad defensiva madridista decantó ligeramente el duelo para dejarlo con una pequeña diferencia favorable a falta de último cuarto (52-47).

El Madrid reformó el quinteto a cinco minutos de la bocina para ir a por la clasificación sin guardarse nada. Bullock enseguida miró al aro. Una canasta y un triple suyos abrieron el camino de los blancos, que atascaron el ataque gerundés con un zona que terminó por ahogar a Gasol y al Akasvayu.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios