Fútbol l Primera División

Broche de oro al año en el Camp Nou

  • El Real Madrid visita como líder y con cuatro puntos de ventaja a su eterno rival, un Barcelona que le sigue en la clasificación y que tiene la importante baja de Messi para frenar a un adversario en forma

Comentarios 0

El gran clásico del fútbol español pone el broche de oro al 2007 en el Camp Nou, en un duelo entre un Barcelona condicionado por la baja de Leo Messi con el Real Madrid, líder, que mira el presente para no dar crédito a la estadística que señala que en los últimos 25 años sólo venció en una ocasión en Liga en casa de su eterno enemigo.

El clásico paralizará el mundo. Barcelona y Real Madrid protagonizarán un duelo, sin duda marcado por la lesión de Messi, y las dudas que planean sobre Ronaldinho y Guti. Dos magos que pueden dejar en el banquillo Rijkaard y Schuster.

El Barcelona se la juega ante el Real Madrid sin Leo Messi. Con cuatro puntos por debajo del líder, a los de Rijkaard no les sirve otra cosa que no sea ganar ante un equipo que históricamente sufre en el Camp Nou.

Será un clásico atípico. Al margen de la ausencia de Messi, gran protagonista del último con sus tres goles, existe la fundada posibilidad de que Ronaldinho, el ídolo caído, lo vea de inicio desde el banquillo.

Más allá de tácticas o de técnicas, el interés se centrará en Rijkaard. El entrenador holandés está ante una de las decisiones más trascendentes de su carrera. Si deja en el banquillo a Ronaldinho habrá sentenciado el futuro del brasileño en el club. Es una decisión que va más allá de la simple alineación en un partido.

Rijkaard pide compromiso y Ronaldinho no parece estar por la labor. Hace unos días, el holandés le recriminó su falta de interés en una práctica. Dos días antes del clásico, el holandés volvió a hacerlo.

Además no sólo Ronaldinho está amenazado con el banquillo. Deco también lo está. El caso es diferente. El portugués hace pocas fechas que se ha recuperado de una lesión y no ha entrado en el equipo porque Eidur Gudjohnsen, su sustituto en esta posición, ha cumplido con creces en su retorno a la media, una posición que no había ocupado desde sus días en Stamford Bridge.

Mientras, el Real Madrid llega al Camp Nou como sólido líder, con la motivación extra de derrotar al máximo rival pero la tranquilidad de saber que ocurra lo que ocurra, despedirá el 2007 primero de la clasificación.

El madridismo se agarra al último como referencia. Llegó a casa del Barcelona recién eliminado de Europa y con dudas en Liga. El empate final, pero sobre todo la imagen, fue el inicio de un tramo final de campeonata que le condujo al título.

En aquel clásico Guti firmó uno de sus mejores partidos. Ahora, su titularidad centra el debate blanco. Desde su expulsión en Murcia ha cambiado su rol y, para muchos, acudir al Camp Nou sin Guti es un lujo. Pero Baptista y Sneijder se han asentado en el equipo titular. Schuster no lo tiene fácil. Para dar entrada al segundo capitán debe prescindir del músculo de Baptista o la precisión de Sneijder.

Son las dos únicas dudas de un equipo claro en el que Heinze aumenta la fuerza defensiva en el carril izquierdo, al entrar por un jugador más ofensivo como Marcelo. Todos buscan su día de gloria. Si Ronaldinho es el ídolo caído, Robinho es la estrella emergente. Sueña con silenciar el Camp Nou, como en su día hizo Raúl, que de nuevo será la referencia blanca.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios