El Bernabéu se resigna a la evidencia

  • El público asume la superioridad del Barça, el adiós a la Liga y acaba aplaudiendo a Iniesta

Sin la complacencia que mostró hace cuatro temporadas, cuando asumió con aplausos la superioridad del Barcelona liderado entonces por el brasileño Ronaldinho, el Santiago Bernabéu se resignó a la evidencia, a la marcada superioridad de su gran adversario.

La cuantía de la apuesta frenó un reconocimiento más evidente. No hubo palmas. Ni llamativas muecas de admiración. Pero el seguidor blanco asumió la condena. Un año en blanco.

Desde aquel 19 de noviembre de 2005 nada tan evidente había pasado por Chamartín en la Liga. Entonces, el recinto blanco se convirtió en una especie de fortín. Donde cada punto era seguro.

La visita del Barcelona fue el pasillo de la despedida. El homenaje que hace un año ejecutó el cuadro barcelonés a su adversario fue el pasadizo del adiós en esta ocasión.

La intachable trayectoria desde su irrupción al banquillo madridista fue despedazada por el talante de su rival. No hubo argumentos entre un grupo trabajado y otro cosido con retales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios