El Barcelona saca adelante un día difícil

  • Xavi aprovechó una indecisión de Munúa para marcar el gol definitivo

El Barcelona mantuvo una jornada más, y ya van ocho, el Camp Nou invicto, después de deshacerse del Deportivo en un partido en el que debió sudar de lo lindo para superar a su rival.

Se esperaban grandes cosas del tridente barcelonista (Ronaldinho, Eto'o y Messi), lo más noticiable en la previa del partido, pero aunque Rijkaard se atrevió a dar entrada al camerunés, después de tres largos meses de baja, el conjunto catalán sólo empezó a ser el equipo solvente que se ha destacado esta temporada en el Camp Nou a partir de la segunda parte.

Los cambios que introdujo Miguel Ángel Lotina en el Dépor dotaron al conjunto gallego de mordiente desde el arranque del partido. La presión ejercida en centro del campo, sobre la zona de creación barcelonista, y el cerrojo que consiguió en las bandas, donde no dio ni un metro a Ronaldinho, pero sobretodo a Messi, impidieron al Barça dar sentido al balón cuando lo tuvo en los pies.

El primer golpe lo recibió el conjunto barcelonista a los tres minutos, cuando Cristian, desde fuera del área, conectó un durísimo disparo que acabó con el balón en el fondo de las mallas de Valdés. Si el Barça había iniciado el partido con el pulso bajo, el tanto en contra propició más dudas.

La mejor ocasión del Barcelona en la primera media hora de juego llegó en el minuto 22, cuando tras una falta lanzada por Ronaldinho, hasta tres jugadores (Messi, Puyol y Eto'o) dispararon sin acierto a gol. Más fortuna encontró el Barça en un arranque por la banda izquierda, por donde Iniesta volvió a cabalgar como en las mejores tardes y sólo la entrada de Cristian le frenó dentro del área su progresión. El penalti lo transformó Ronaldinho.

El Barça consiguió en el segundo tiempo lo que había sido incapaz de alcanzar en los anteriores 45 minutos: maniatar a su rival y encerrarlo en pocos metros. De este dominio, el Dépor sufrió en exceso. Si en la primera parte las ocasiones de gol se resistían por parte local, en el segundo periodo Munúa ya empezó a temer que la remontada del Barça podría plasmarse en breve. Así fue en el minuto 71, cuando Xavi sólo tuvo que empujar el balón, tras rechazarlo en meta del Deportivo.

Al final, Eto'o dejó su sitio al incisivo Bojan, quien gracias a su movilidad consiguió que el Barça fuese mucho más directo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios