El Barça recupera su identidad en Glasgow

  • El equipo de Rijkaard da un recital ante un equipo escocés que se vio superado

Comentarios 2

Con las señas de identidad que le llevaron a lo más alto hace un par de años, recuperando su olfato de goleador, su autoestima, a Ronaldinho y también su mejor fútbol; el Barça consiguió una victoria en Glasgow ante el Celtic (2-3), que le abre los cuartos de final, después de remontar el partido en la segunda mitad.

El triunfo es de los que pueden marcar el punto de inflexión en el juego de los azulgrana. Pudo el técnico Frank Rijkaard recuperar a todos sus efectivos y sus jugadores sumaron compromiso a la calidad que atesoran, una fórmula que les llevó al éxito en el pasado y parecen haber recuperado ayer en un difícil escenario.

Los azulgrana ofrecieron su mejor versión. Samuel Eto'o fue el delantero del póquer de estrellas atacantes que empezó en el banquillo, pero visto lo visto, Rijkaard acertó dándole una oportunidad a Ronaldinho, al que se le vio implicado y muy mejorado físicamente.

En una indecisión defensiva, ni Puyol ni Márquez ni Iniesta acertaron a despejar una jugada de McGeady, centró Naylor y los escoceses se adelantaron en su primer y único remate sobre la meta de Valdés.

La suerte del Barça es que reaccionó en un par de minutos. Al gol del Celtic, en el minuto 16, hubo una rápida respuesta. Una buena combinación de Deco permitió a Messi superar a Naylor y batir por alto a Boruc en el minuto 18.

En el segundo remate a puerta de los locales, los escoceses volvieron a marcar. Otro centro desde la izquierda permitió a Robson batir a Valdés en el minuto 38. El portero catalán no estuvo nada afortunado, le pilló a contrapie y fue superado por el remate del medio del cuadro católico.

Tras el descanso, Henry recibió un pase del Gaucho, con su correr fácil, hizo una diagonal desde la izquierda y colocó el balón al palo opuesto donde estaba Boruc en un tiro con efecto.

A partir del empate, el monólogo del Barça fue en aumento, un 75 por ciento de la posesión y el balón siempre en el campo contrario.

El fútbol del Barça tuvo premio a 11 minutos del final. Una gran jugada de Eto'o fue concluida por Messi. El argentino cazó un rechace, recortó al defensa en una jugada más propia de playstation y marcó el 2-3 que casi sentencia la eliminatoria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios