El Ayamonte no sentenció y lo pagó con un empate en casa

  • Un gol del Algeciras en el tiempo añadido privó de dos puntos al equipo rojillo

Ayamonte y Algeciras igualaron (2-2) en un partido vibrante y con mucha emoción. Frente a frente estaban dos históricos del fútbol andaluz, que brindaron un encuentro competido y que se resolvió en el último suspiro con el tanto de la igualada de George.

Tras una primera aproximación del equipo algecireño (4') en la que Iván Guerrero, con un tiro raso, puso el miedo en el cuerpo a los seguidores locales, fue el Ayamonte el que cogió las riendas del choque comenzando a llegar con frecuencia a las inmediaciones del portal de Félix Romero, que empezó sus buenas actuaciones en el minuto 11 al detener un buen lanzamiento de Guarte. Nuevamente el meta algecireño cobró protagonismo (17') al enviar a córner un remate de Guarte tras una falta botaba por Manolo Barba.

En pleno dominio local poco antes de la primera media hora llegó una jugada que pudo cambiar el partido. Fue Guarte el protagonista de la acción al ser zancadilleado por un defensor en la frontal del área, decretando el árbitro falta en contra del ayamontino, en su parecer por simular la caída.

De nuevo Guarte tuvo el 1-0 en sus botas (32') en una jugada en la que le ganó la mano a la defensa visistante, pero su disparo otra vez lo detuvo Félix Romero, muy acertado en esos momentos.

Los algecireños lograron sacudirse el dominio del Ayamonte antes del descanso, logrando incluso adelantarse en el marcador. Antes del gol, el equipo visitante ya avisó en una ocasión de Iván Guerrero, que puso a prueba al meta Nacho, quien ya en el suelo realizó una magnífica parada.

Fue el preámbulo del 0-1. Falta a cinco metros de la frontal del área local, que ejecutó Víctor García de forma espléndida, colocando la pelota en la misma escuadra de Nacho que no pudo hacer nada.

Con el marcador a su favor los visitantes se crecieron y llevaron peligro al área local, pero las felices intervenciones de la defensa y del meta Nacho evitaron males mayores antes del descanso, al que llegó el Ayamonte con ese marcador adverso en parte injusto a tenor de lo ocurrido en los primeros 45 minutos.

El equipo de Cándido Rosado, en la continuación, salió dispuesto a dar la vuelta a la tortilla y comenzó a rondar el portal de Félix Romero. Fue a los cinco minutos de la reanudación cuando consiguió la recompensa que esperaba. Luis ligero se llevó el balón por su banda y, tras llegar al área, mandó un centro al punto de penalti y Guarte, a la media vuelta, remató a gol consiguiendo el empate.

Este tanto dio alas al equipo de la puerta de España, que se lanzó en pos de la victoria. Tres minutos después Guarte, que cogió adelantada a la defensa visitante, llegó a la línea de fondo y centró perfectamente para que Pepe Puntas, a placer, adelantara a su equipo en el marcador.

Con el 2-1 los locales intentaron buscar el gol que sentenciara definitivamente el partido. Aunque las ocasiones llegaron no tuvieron el premio de ese tercer gol que, a la postre, hubiera sido definitivo.

Como ejemplo, una larga jugada (59') de Rubén Rasco que fue culminada por Luis Ligero, pero su disparo salió desviado por encima de la meta de Félix Romero.

El Ayamonte lo siguió intentando, pero sin tino ante la meta rival. Tuvo el 3-1 cerca, en una doble ocasión de Rubén, pero primero el meta Félix Romero y luego el defensa Mena evitaron el tanto.

Con todo a su favor y estando mucho más cerca el 3-1 que el empate, el Ayamonte consiente que el partido sea de ida y vuelta, sumándose aproximaciones peligrosas a las dos porterías. En todas esas acciones las defensas salieron victoriosas.

Sin embargo, ya con el tiempo cumplido, el Ayamonte encontraría el castigo a no saber resolver a tiempo: Contra desde la mitad del campo por la banda izquierda de Javi Chico, que mandó un centro medido a George y éste, cogiéndole la espalda a la defensa local, remató de cabeza estableciendo el 2-2.

No dio para más el encuentro, que concluyó entre la desolación y el enfado de los jugadores ayamontinos por la pérdida de dos puntos muy importante, que se escaparon cuando ya los tenían en sus manos, después del enorme esfuerzo que supuso darle la vuelta al marcador en contra con el que se fueron al descanso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios