El Ayamonte desaprovecha la ocasión

  • El Pozoblanco se quedó con uno menos en el m. 56 y pese a ello le endosó tres goles a los onubenses

El Ayamonte dejó pasar una buena ocasión de puntuar en Pozoblanco, ya que cuando mejor lo tenía peor lo hizo, y no sacó partido de su superioridad numérica.

El Pozoblanco hizo buena la frase de Helenio Herrera de que con diez se juega mejor que con once. Con once estuvo 56 minutos y no batió la meta del Ayamonte mientras con diez jugadores estuvo 34 minutos haciendo tres goles en ese tiempo en inferioridad.

Al Pozoblanco se le fueron los males cuando Balsera salió del campo expulsado por un codazo. Ayer el medio del Pozoblanco estuvo perdido y Pavón le ganó la partida en todas las acciones.

Antes de la expulsión hubo aproximaciones, pero ocasiones claras muy pocas. El Ayamonte se lo puso difícil al Pozoblanco en la primera mitad, metido atrás aunque a la contra inquietó poco. El Pozoblanco tuvo llegadas de Niño, Alberto, Aguayo y Salva aunque sin mucho peligro, llegándose al descanso con un justo 0-0.

La segunda parte comenzó con polémica arbitral, un posible penalti sobre Pablo Niño, y un balón que según el colegiado, el meta local Díaz cogió fuera de su área y le castigó con amarilla, aunque los onubenses reclamaron la roja. Total que dejó a todos protestando en ambos equipos.

A los once minutos llegó la expulsión de Balsera. Parecía que la cosa se le complicaba al Pozoblanco, pero nada más lejos de la realidad pues al minuto Alberto vio un pasillo para meterse sacando desde la frontal un zapatazo que se coló en la red tras botarle mal al portero.

El tanto descentró al Ayamonte que se tiró sin cabeza al ataque a la tremenda. Aguayo sentenciaba en el 64' a la salida de un corner aprovechándose de los fallos en cadena de la zaga rival. Con el 2-0 el Pozoblanco se metió atrás y aún con fallos defensivos el Ayamonte no fue capaz de marcar un gol. Sí lo hizo el cuadro cordobés por medio de Isidro, que establecía un resultado cómodo y muy engañoso para el que vio el partido.

El fútbol es un deporte donde la lógica no impera siempre y el Pozoblanco ganó justamente cuando le echaron a Balsera. Al final, victoria local ante un Ayamonte que no supo aprovechar un encuentro que se le puso de cara.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios