Antonio Pino fue determinante

  • Un par de genialidades del atacante dieron el triunfo al Córdoba B ante el Cartaya

El Cartaya regresa de vacío de su visita a Córdoba. Cuando la desidia aburría al respetable en la Ciudad Deportiva Rafael Gómez tras una primera parte nefasta, emergió la figura de Antonio Pino. El atacante cordobés desequilibró el partido a favor del Córdoba B y para desasosiego del Cartaya, con un magistral pase a Santi Araque para que éste adelantará a su equipo y con un gran gol tras irse de tres defensas cartayeros.

Ya lo dijo el técnico del filial Pedrito en el día de su reaparición, "es nuestro mejor fichaje para lo que resta de la temporada". Y así es. Genio y figura. Además, con este triunfo ante un rival directo de la zona baja como es el conjunto onubense, la permanencia está prácticamente atada y ya son diez puntos los que hay de barrera con el descenso.

La primera parte fue un desastre. El filial blanquiverde no termina de hilvanar su juego y el Cartaya esperaba atrás. Lo más destacado llegó al borde del descanso cuando Antonio Pino batió al meta visitante Raúl pero se encontraba en fuera de juego y la acción fue anulada por el colegiado, Díaz Mota.

Tras el receso, los blanquiverdes salieron con más brío y la calidad de Antonio Pino hizo su aparición con un magistral pase en profundidad hacia Santi Araque, que éste supo aprovechar para batir a Raúl. Con el 1-0, el 'B' esperó atrás y una nueva genialidad de Antonio Pino, zafándose de tres defensores, acabó por dinamitar el partido a favor de los cordobesistas.

De ahí al final, el filial pudo aumentar diferencias pero fue Yeyo el que recortó las distancias anotando el tanto del honor cartayero. Poco después, Pedro selló el triunfo final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios