Amarga copa para el San Roque

  • El conjunto aurinegro no pudo celebrar su regreso al torneo copero con una victoria al caer frente a un Melilla que acabó con nueve jugadores en el campo · Los pequeños detalles decidieron el choque

El San Roque no pudo ofrecerle un triunfo a su afición en su primera participación en la Copa del Rey desde la temporada 94-95 y acabó cayendo ante el Melilla por 1-2 en un partido que se decidió por pequeños detalles y en el que el equipo norteafricano acabó con nueve jugadores por las expulsiones de Manolo Pérez y Andrés Ramos.

En una primera parte muy igualada, los dos equipos se alternaron en el control del juego pero sin un dominador claro. Por parte del Melilla, Manolo Pérez intentaba hacerse con la manija del partido, ayudado por Carlos Ruiz que estuvo muy encima de Nando a lo largo de todo el primer periodo. Con la salida natural del juego del San Roque tapada, Navarro desde la izquierda empezó a adquirir protagonismo en el inicio del juego lepero.

Las primeras ocasiones claras de gol acabaron subiendo al marcador cuando los equipos todavía peleaban por llevar la iniciativa del juego. El primero que golpeó fue el Melilla en el minuto 14 en una internada de Pablo por la derecha aprovechando un desajuste en la defensa lepera después de que Lebrón subiera al ataque dejando su zona desguarnecida. Este hueco lo aprovecho el interior melillense, el mejor de su equipo en el partido de ayer, para llegar a línea de fondo y mandar un centro al área lepero que remató al larguero Manolo Pérez y remachó a gol Andrés Ramos con Isaac ya batido.

La respuesta del San Roque llegó sólo dos minutos después al transformar Joaquín con mucha seguridad un penalti cometido por Povedano sobre Añete.

El equipo lepero intentó aprovechar la euforia después del empate y se fue arriba en busca de cobrar ventaja en el marcador pero sin llegar con claridad sobre la puerta de Dorronsoro. La única ocasión clara del San Roque para adelantarse tuvo que esperar al 32' en una jugada de Navarro por la izquierda que no pudo rematar Joaquín por muy poco. Cinco minutos después fue Añete quien cedió al propio Joaquín tras una contra rápida, pero el remate del ariete aurinegro salió muy desviado.

En los últimos minutos fue el Melilla el que se asomó al área lepera y a punto estuvo de marcar en una falta lateral botada por Manolo Pérez que remató Carlos Ruiz libre de marcaje, marchándose el balón por línea de fondo.

A la vuelta de vestuarios, una nueva internada de Pablo por su banda la remató Andrés Ramos a bocajarro, obligando a Isaac a tener que hacer una gran parada para evitar el segundo gol melillense.

La entrada de Chapi tras el descanso reactivó el ataque del San Roque. Un pase suyo al primer toque dejó a Añete solo a la espalda de la defensa del Melilla, pero el coriano no supo resolver ante Dorronsoro y su remate se marchó fuera junto al poste.

Esta jugada tuvo lugar en el 56', y tan solo un minuto después se pasó del posible 2-1 al 1-2 cuando Yagüe marcó a puerta vacía aprovechando un rebote tras un remate de Andrés Ramos desde el punto de penalti.

El San Roque intentó responder con rapidez como en la primera mitad, pero esta vez ni Añete ni Vidal pudieron aprovechar un centro raso de Joaquín tras otro buen pase en profundidad de Chapi.

Entre el 21' y el 29' de la segunda mitad, el Melilla vio como dos de sus mejores hombres, Manolo Pérez y Andrés Ramos, tuvieron que tomar el camino de vestuarios al ver ambos jugadores dos tarjetas amariillas casi consecutivas. El San Roque trató de aprovechar su superioridad y se fue arriba al asedio del área de los de Andrés Tébar, sin embargo el conjunto norteafricano supo defenderse con orden y fue capaz de mantener su ventaja sin que el San Roque fuera capaz, al menos, de forzar la prorroga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios