Alonso, satisfecho por poder "atacar y defender"

Fernando Alonso señaló que en esta temporada, con el motor Renault, McLaren puede "defender y atacar", lo que implica "otro tipo de carrera".

"Fue un buen inicio. Tenemos gran potencial en el coche y ojalá en las próximas carreras podamos llegar más arriba", explicó el asturiano, quien añadió que su equipo "supo aprovechar las oportunidades" y que él "evitó los percances en carrera".

"En la salida estuvimos apretados. Evitamos el toque y luego mantuvimos el ritmo. A Max Verstappen había que mantenerlo detrás como fuera porque es muy agresivo y no te da tregua en ningún momento. Pero conseguí tenerlo bajo control", aseguró.

Alonso también reconoció que se vio beneficiado por los problemas mecánicos de los dos coches del equipo Haas, así como de la salida en una curva de Carlos Sainz. "Tuvimos suerte y estuvimos ahí para aprovecharla. Ahora podemos divertirnos en pista", dijo.

El asturiano recordó que el trabajo de pretemporada fue muy complicado por el cambio del motor Honda por el de Renault, y que "muchas piezas" del coche no llegaron a Australia, por lo cual tienen que estar "muy orgullosos" por haber sumado puntos con su monoplaza y el de Stoffel Vandoorme (noveno).

"Creo que el ritmo de carrera era más o menos el esperado. A día de hoy somos más rápidos en carrera que en clasificación, pero nos falta exprimir el coche en general", concluyó.

Algo menos satisfecho se mostró Sainz. De hecho, aseguró haberlo pasado "muy mal" debido a un problema en el sistema de hidratación. "Casi vomito por la gran cantidad de agua que tuve que beber", reveló.

"Durante las primeras diez o 15 vueltas me escupía agua a la cara. Al salir el coche de seguridad tenía mucho líquido en el estómago y no me encontraba bien. Pude sobrevivir", contó, para después recordar que al tener tanta agua en el estómago, las fuerzas g que soportan los pilotos en el monoplaza se notan más y pueden provocar cortes de digestión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios