Alonso se olvida del podio

  • El piloto español afronta otra carrera con la certeza de que los bólidos de Ferrari, McLaren y BMW Sauber son inalcanzables y que su objetivo es sólo puntuar

Dada la manifiesta inferioridad mecánica ya evidenciada por el Renault R28 y a la espera de que en el Gran Premio de España lleguen las primeras mejoras, el objetivo del español Fernando Alonso este fin de semana en el de Bahrein vuelve a ser puntuar, como ya logró hacer en las dos primeras carreras: Australia y Malasia.

Alonso es consciente, y así lo ha manifestado en numerosas ocasiones, de que la lucha por las victorias e incluso por terminar en el podio es, de momento, una tarea prácticamente imposible, sólo alcanzable en situaciones extraordinarias que le permitan sacar el máximo de su condición de número uno.

Con una situación así, la carrera de Bahrein, en la que ganó en 2005 y 2006 como piloto de Renault, vuelve a presentarse como un nuevo capítulo de la lucha de Alonso contra los elementos. El R28 no le permite de momento estar en el paquete de cabeza, ocupado por los McLaren y los Ferrari, seguidos no muy lejos por los BMW Sauber, y ahora mismo lo que el español busca en cada carrera es regresar el domingo con el menor daño posible.

De Australia, contra sus propios pronósticos, Alonso se marchó con un más que meritorio cuarto puesto y cinco puntos, tras sacar tajada de una carrera complicada. El botín en Malasia fue de un solo punto, lo máximo a lo que podía aspirar en una carrera en la que tan sólo abandonó un piloto de los equipos punteros (el brasileño Felipe Massa, de Ferrari).

El Mundial llega al circuito de Sakhir con el británico Lewis Hamilton (McLaren-Mercedes) instalado en el liderato tras su victoria en Melbourne y su quinto puesto en Sepang. El ex compañero de Alonso comanda la tabla con 14 puntos, tres más que el finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari), vencedor en Malasia tras haber sido sólo octavo en Australia.

En Bahrein la Federación Internacional pretende hacer una modificación en el reglamento de la sesión de clasificación para impedir que se repita lo sucedido en la tercera clasificatoria de Malasiam. Para ello, la FIA pretende imponer un tiempo máximo de permanencia en la pista para los pilotos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios