Adrián fue la diferencia

  • Llegó y marcó El asturiano decidió el partido con su gol a los cinco minutos de aparecer sobre el terreno de juego Seguro Los onubenses se mostraron con gran firmeza atrás ante el acoso local.

Adrián marcó el gol del triunfo. Fue la diferencia que marcó un partido que, posiblemente debió acabar en empate, pero que por ocasiones hasta se lo pudo llevar este Real Unión tan corajudo y tesonero como inocente. Adrián, a los cinco minutos de entrar en el partido marcó el gol que valieron tres puntos, resolviendo una acción similar a la que antes tuvieron en sus botas Abasolo, Gorka Brit y Goikoetxea, aunque a estos se les hizo de noche. Victoria del Recre en el estreno de Javi López, ante un equipo que lo normal esté abajo, pero que con el que nadie se va poder despistar al menos en su feudo del Stadium Gal.

Fue mejor el Recre en el segundo periodo, aunque no es menos cierto que fue en ese periodo cuando el Real Unión acumuló ocasiones muy claras para marcar. Salió más enchufado que su rival en ese periodo, lo contrario que en el primero que se vio superado en los compases iniciales. La verdad es que el cambio ya se empezó a atisbar en una primera mitad en la que el Recre empezó sufriendo y acabó mandando.

Lo mejor fue eso, que supo darle la vuelta de tuerca necesaria al partido para cambiar la fisonomía de un duelo que comenzó con tintes preocupantes pero que concluyó en su primer periodo con el Decano al mando de las operaciones.

La puesta en escena del Recre deparó algunas sorpresas. Y no fue que Poli jugara en el centro de la defensa, que al fin y al cabo era algo con lo que se podía contar, sino otras dos modificaciones posiblemente relacionados con la colocación del sevillano. Porque al dejar el lateral izquierdo vacante fue Aitor quien ocupó su plaza, posiblemente pensando Javi López que Peña no tiene aún el ritmo suficiente al haber estado lesionado. Y este cambio obligó a un tercero, ya que el puesto que inicialmente era de Aitor lo ocupó Álvaro Antón. No acabaron ahí las modificaciones, ya que Javi Fuego apareció en el once al lado de Jesús Vázquez.

Pese a acumular hombres en la medular, se vio superado en intensidad y empuje por el Real Unión. Juan Domínguez y, sobre todo, Aitor Sanz, llevaron el control de las operaciones, encerrando a un Recre que casi no podía hacer otra cosa que despejar los balones que merodeaban su parcela. Incluso Bernardo tuvo que emplearse a fondo en un par de ocasiones. En la primera al repeler de forma brillante un lanzamiento envenenado de Aitor Sanz, y poco después para despejar de nuevo a córner un balón que quería rematar Goicoetxea.

Pasado el primer cuarto de hora la pelota empezó a ser más del Recre, si bien cometió el error en muchas ocasiones en asemejarse demasiado al Real Unión en aquello del pelotazo. De todos modos, cuando raseaba el balón se veía que técnicamente era superior y que el partido empezaba a tener color naranja -ayer el Recre vistió con su segunda equipación-.

Emilio Sánchez, Javi Fuego y Jesús Vázquez trataron de sorprender a Jáuregi desde lejos tras acciones elaboradas de los jugadores onubenses. No es que el Recre creara ocasiones de peligro, que no fue así, pero al menos la sensación de agobio que reinó en los primeros minutos desapareció por completo. Fueron minutos en los que mandó el Recre, con solvencia, pero quizás algo falto de ambición. Porque con algo más de decisión arriba quizás el Recre podía haber llegado al descanso con una recompensa aún mayor.

La segunda parte comenzó con un monólogo del Recre. Suyo fue el balón, el control del juego, las aproximaciones al área y el peligro. Barrales tuvo el gol en un balón que se le quedó franco al borde del área y que Jáuregi detuvo, no sin apuros.

Emilio Sánchez, intermitente, lo intentaba en la zona de enganche y el balón apenas salía del campo local, que sólo a base de pelotazos podía deshacerse del dominio recreativista.

Al Decano le faltaba un poco de ambición para decantar el partido a su favor. Porque era suyo. Aunque pudo sufrir un fuerte varapalo en una acción de Quero que remató Abasolo fuera de forma increible.

La entrada de Candeias por Emilio Sánchez no cambió en exceso el decorado, que sí sufrió un brusco cambio cuando se marchó Jesús Vázquez. El control del Recre desapareció y los primeros síntomas de cansancio aparecieron. Era el momento del último arreón local.

Juan Domínguez y Gorka Brit se quedaron solos ante Bernardo pero no supieron resolver y dejaron las tablas en el marcador, hata que le tocó el turno al Recre. Aunque cansado le quedaba una bala en la recámara y adenmás ésta la tenía Adrián Colunga.

El deseado Adrián Colunga saltó al campo en el minuto 83 y cinco más tarde, en acción similar a la de los delanteros locales, sentenciaba el partido, marcaba las diferencias y otorgaba los tres puntos a un Recre que se trabajó, y de qué manera, la victoria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios