cómics

El genio del hatillo

  • Bermudillo es un clásico de la historieta holandesa creado por el dibujante Piet Wijn y el guionista Thom Roed

  • La serie narra relatos ejemplarizantes aptos para todos los públicos

Una imagen de 'Bermudillo'. Una imagen de 'Bermudillo'.

Una imagen de 'Bermudillo'.

Creación del dibujante Piet Wijn y del guionista Thom Roed en 1975, Bermudillo es un clásico de la historieta holandesa. Douwe Dabbert en el original, es un anciano de baja estatura que se enfrenta a seres sobrenaturales, recurriendo a un hatillo mágico del que puede extraer los objetos precisos para cada situación, y va deshaciendo entuertos allá por donde pasa.

En España, Editorial Bruguera publicó entre 1981 y 1982 los siete primeros álbumes en las revistas Zipi y Zape Especial y Pulgarcito, y en la colección Bravo. Bruguera dio al personaje el subtítulo de "el genio del hatillo", una rima en la línea de sus historietas españolas: Mortadelo y Filemón, Agencia de Información; Manolón, conductor de camión; etc…

Las historias que narra la serie son ejemplarizantes, para todos los públicos, y evocan a los clásicos cuentos de Andersen y los hermanos Grimm. El guionista realiza una sátira de la sociedad occidental, que hace que este cómic sea atractivo para los adultos, sin olvidar que transmite valores positivos a los jóvenes, como la amistad, el coraje y el optimismo.

Bermudillo consta de veintitrés álbumes y finalizó en 2001, cuando Wijn no pudo continuar por problemas de salud. Tras su fallecimiento, en 2010, la serie no ha sido retomada por ningún artista, lo que no impide que siga siendo popular en Holanda.

Además, Bermudillo se ha editado en sueco, danés, alemán, inglés, portugués, polaco e incluso indonesio. Otra muestra más de su enorme popularidad.

En la historieta La princesa mimada conocemos a Paulina, la malcriada princesa de un bucólico reino. Los malos modos de Paulina provocan un incidente diplomático al ofender al rey Sisebuto de Vecidonia, único proveedor de pepinillos, plato nacional del reino. El rey toma conciencia de que, para poder levantar el embargo de pepinillos y retomar las relaciones con el reino vecino, Paulina habrá de aprender buenas formas y, para ello, atender a las indicaciones de un tutor, que será Bermudillo.

En El reino secreto de los animales, Bermudillo recibe el aviso de que en cierta gruta se oyen extrañas voces. El enano barbudo llega hasta la fuente de las mencionadas voces: un reino de animales parlantes situado en un desconocido y aislado valle dentro de las mismas montañas. Bermudillo hace gala de su bondad, hasta el punto de que el propio rey de los animales lo invita a su mesa a disfrutar de un ágape.

En la última historieta, El falso médico, el reino medieval de Zebulón IV está en manos de un malvado médico que ha sumergido al rey en una falsa enfermedad del sueño imbuido por una droga. Como consecuencia de su continuo sueño, aprovechando los estados de vigilia del rey, el médico le hace firmar una serie de edictos con un único objetivo: su propio enriquecimiento. La princesa de este reino sospecha de este poco escrupuloso médico, pero carece de los aliados necesarios para devolver a su padre a un estado de conciencia debidamente racional. Pero la princesa tiene la suerte de que acierta a pasar por allí Bermudillo…

Piet Wijn (Hilversum, Países Bajos, 1929-2010) comenzó su carrera con dieciocho años de edad, trabajando para un estudio como animador. Pronto plasmaría los guiones de Walling Dijkstra en cómics históricos como De zwarte hertog (1948) o Verowin (1950-51). Otra serie de temática medieval, Aram van de Eilanden (1951-60) alcanzaría difusión internacional a través de multitud de periódicos. Entre 1977 y 1978 realizó también la serie Gloria van Goes, con Paul Deckers al guión, para la revista Tina. En 1984, obtuvo el Stripschapsprijs, el premio más importante para los historietistas neerlandeses, por toda su carrera.

Thom Roep nació en Amsterdam en 1952. Tras graduarse en la Pedagogische Academie de su ciudad natal, en 1973 ingresó como redactor en el semanario Donald Duck. Potenció la producción holandesa de material Disney, favoreció la reedición de material clásico -como las historias de Donald realizadas por Carl Barks- y fomentó la inclusión de historietas ajenas a Disney, como Bermudillo en 1975. Toda esta labor le valió ser ascendido en 1984 a redactor jefe de Donald Duck, cargo que dejó en 2013. En agosto del mismo año, recibió de manos del gobierno de su país el título de Caballero de la Orden de Orange-Nassau.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios