cómics

Te conozco de algo

  • El volumen, editado en rústica, recupera algunas de las páginas más emblemáticas del que fuera uno de los estandartes de la revista 'El Víbora'

Detalle de una portada de 'El Víbora'. Detalle de una portada de 'El Víbora'.

Detalle de una portada de 'El Víbora'.

De los añorados tiempos de El Víbora (1979-2005) nos llegan ahora dos álbumes que son, a su vez, un barómetro de dos épocas bien distintas de la mítica revista. Comprobando la realidad comenzó a publicarse por entregas en octubre de 2000, en los últimos estertores de la cabecera, y se edita por primera vez en un solo volumen, en edición revisada y con la rotulación unificada. Escrito por Mauro Entrialgo, el célebre creador de personajes como Herminio Bolaextra o Ángel Sefija, y dibujado por Javi Rodríguez, más conocido hoy por su trabajo en Marvel, el tebeo es un divertido relato de ciencia ficción, con los sueños lúcidos como motivo principal. En palabras del propio Entrialgo, que firma un estupendo epílogo en el que se explica la génesis de la obra: "desde la redacción [de El Víbora] nos propusieron que nos currásemos una serie larga juntos. Sobre lo que quisiéramos y de la duración que quisiéramos. En entregas de siete páginas, eso sí. Javi y yo intercambiamos varias propuestas por mail, pero enseguida llegamos a la conclusión de que queríamos contar una historia larga de ciencia ficción en un futuro muy cercano. (…) Así que decidí comenzar nuestra historia de ciencia ficción haciendo un listado de asuntos que me interesasen conceptual o estéticamente. La lista, dividida en columnas temáticas, incluía términos como: sueños lúcidos, tribus urbanas, crónicas empresariales, videojuegos, experimentación genética, arte público, realities televisivos, sexo, pasatiempos matemáticos, laberintos, salas de recreativos, palíndromos, cócteles, parques de atracciones, estegosaurios, bares, rock and roll, tecnología… Y añadí a ese caldo muchas ideas y anécdotas que había ido apuntando desde hacía lustros en cuadernos de notas porque me interesaban por algún motivo y que no había podido utilizar nunca en mis historietas de humor". Todas estas cuestiones están, más o menos, presentes en un argumento que Rodríguez resuelve con buen ritmo y un saber hacer que ya anuncia sus posteriores logros.

Alta tensión, por su parte, es un título imprescindible del que fuera uno de los auténticos "estandartes" de El Víbora (usando un término escogido por la propia editorial), el historietista, poeta y escritor Alfredo Pons (1958-2002), desaparecido desafortunadamente antes de tiempo. El trabajo de Pons comenzó muy pronto en revistas contraculturales como Matarratos y Star y encontró el asiento ideal en los primeros compases de El Víbora, cuando esta era un referente del cómix español, y allí firmó series tan recordadas como María Lanuit, Amigas, Internas o Escalera de vecinos. Su obra retrató con carácter propio los bajos fondos de la condición humana, y su desenfado gráfico inicial fue dando paso a un estilo elegantísimo, conforme el autor se fue internando más y más explícitamente en el género negro. El presente volumen, editado ahora en rústica, recupera algunas de las páginas más emblemáticas de Pons, y da cuenta de la fantástica evolución del artista. Un tesoro que nos recuerda que existió otra historieta en nuestro país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios