cómics

Veinticinco años de Spawn

  • Planeta Cómic está recuperando la obra de McFarlane en tomos que tienen su mayor atractivo en el espectacular trabajo del dibujante

Detalle de una de las páginas de la obra creada por McFarlane y Capullo. Detalle de una de las páginas de la obra creada por McFarlane y Capullo.

Detalle de una de las páginas de la obra creada por McFarlane y Capullo.

A comienzos de 1992, Rob Liefeld, Todd McFarlane, Jim Lee, Erik Larsen, Mark Silvestri, Jim Valentino y Whilce Portacio, seis de los dibujantes de cómics estadounidenses más exitosos del momento, se asociaron para poner en marcha la editorial Image, suma de los estudios creativos de cada uno de ellos (Extreme Studios, Todd McFarlane Productions, WilStorm Productions, Highbrow Entertainment, Top Cow Productions y Shadowline, respectivamente). Los títulos Youngblood, Spawn, WildC.A.T.s, Savage Dragon, Cyberforce y Shadowhawk llegaron al mercado a lo largo de ese año, y pronto le seguirían otros muchos con los que Image iría creciendo y diversificándose hasta convertirse en el sello respetado que es hoy. Aquellas primeras propuestas han pasado a la historia "por su carácter de fenómeno editorial iniciador de la línea Image", citando a Lorenzo Díaz, pero poco más. Desde el punto de vista artístico, son un puñado de cabeceras mediocres (con la posible excepción de Savage Dragon, bastante más entretenida que el resto) y solo WildC.A.T.s (o Wildcats, como se renombró posteriormente) ha sabido evolucionar en direcciones inesperadas.

De todas ellas, Spawn fue la más exitosa y se la sigue considerando el emblema de todo el movimiento. De inicio, vendió un 1.700.000 copias, tuvo una (infame) adaptación fílmica y generó distintos spin-offs, entre los que destacan las aventuras de la pareja de detectives Sam & Twitch, escritas por el guionista Brian Michael Bendis antes de convertirse en superestrella. Y es que una de las virtudes de McFarlane fue saber colocar sus criaturas en manos más capaces que las suyas. Muy pronto invitó a participar en la serie a escritores tan reputados como Alan Moore, Neil Gaiman, Dave Sim o Grant Morrison, y estos refinaron el universo de Spawn y lo poblaron de nuevos conceptos. La asistencia de estos y otros creativos permitió que McFarlane se centrara en el dibujo, aunque también acabaría delegando el apartado gráfico para centrarse en los argumentos y en labores puramente empresariales. Greg Capullo llegó a la serie en el número 16 (1993), a tiempo de colaborar con Morrison, y se convirtió en el dibujante regular en el número 26 (1994), elevando progresivamente la calidad de la puesta en escena. Con alguna que otra interrupción, Capullo permaneció en la cabecera nada menos que hasta su número 151 (2005), y este largo periodo es el de mayor belleza y consistencia estética de Spawn.

Planeta Cómics viene recuperando la serie en atractivos tomos integrales, de los cuales se han publicado ya cinco. El último de ellos abarca los episodios 51 a 68, todos con guion y tintas de McFarlane y lápices de Capullo. Violator, the Freak, Sam & Twitch, la cazadora Angela y un montón más de secundarios asoman por estas páginas, que tienen en el espectacular trabajo del dibujante su mayor atractivo. Como es habitual, el tomo se cierra con una amplia galería de originales (eso sí, reproducidos en tamaño pequeño) y las soberbias portadas de otros recopilatorios anteriores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios