Málaga

La visita (muda) del ministro Wert

  • El responsable de Cultura visitó ayer las obras del Museo de Málaga en La Aduana pero una denuncia del PSOE a la Junta Electoral prohibió las declaraciones a la prensa.

Comenzó como la gran visita cultural del año en Málaga y acabó en un recorrido electoralista más por uno de los proyectos estrellas del PP en la ciudad. La presencia en La Aduana del ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert se anunció a la prensa el pasado lunes por parte de la Subdelegación del Gobierno con una frase final subrayada: "Los medios de comunicación podrán acompañarle durante todo el recorrido". Pero nada más lejos de la realidad. El mismo día del acto, ayer, llegaba a las redacciones una nota informativa de la Junta Electoral Provincial en la que se especificaba bien claro que la visita no vulneraba el artículo 50 de la ley electoral "siempre que en dicho acto no se realicen declaraciones públicas, ni asistan medios de comunicación social, ni por los organizadores se dé trascendencia informativa del mencionado acto". La advertencia venía así a responder a la denuncia previa presentada por Antonio Salvador Cabrera, representante del PSOE andaluz.

Aún así, a las 18:15 de ayer, una decena de fotógrafos y redactores aguardaba la salida por la calle Alcazabilla del ministro tras el recorrido por las obras de conversión de la Aduana en el futuro Museo de Málaga, o en la subsede del Prado, según el anuncio de Javier Arenas. Conforme se alargaba la espera el comité de bienvenida se iba nutriendo de concejales del Ayuntamiento y otros miembros del PP , dispuestos a recibir con los brazos abiertos al mismo ministro que hace un par de semanas se desvinculaba del Pradillo -como acuñó el consejero de Cultura, Paulino Plata-, al recordar que él no representaba al Patronato del Prado. "Esa cuestión, como cualquier otra que atañe al Museo, será debatida en ese patronato", matizaba entonces.

Finalmente, pasadas las 18:30 el ministro de Cultura asomaba la cabeza por Alcazabilla, acompañado del alcalde, Francisco de la Torre, del presidente de la Diputación provincial, Elías Bendodo y del subdelegado del Gobierno en Málaga, Jorge Hernández Mollar. Enseguida completaron el cuadro de sonrisas fotogénicas Esperanza Oña, Antonio Garrido, Damián Caneda y Carolina España, entre otros populares dispuestos a acompañar a Wert hasta la Cofradía de Estudiantes, donde su hermano mayor, Pedro Ramírez le haría entrega al ministro de la medalla de honor de la entidad. Ni antes, ni durante ni después, el ministro pronunció palabra alguna sobre la visita, ni sobre ningún tema relacionado con Málaga. "Lo siento pero no puedo hablar" fue lo único que escucharon los periodistas.

Aún así, fuentes cercanas a la visita aseguraron a este periódico que Wert resaltó durante e recorrido "el buen avance de las obras" y reconoció que el inmueble "está preparado para albergar una gran colección museística", señalaron. Y hasta ahí su posicionamiento alrededor de una de las polémicas culturales más encarnizadas entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento. Con Pradillo o sin él, el Museo de Málaga sigue su curso con idea de terminar su reforma este verano. Hoy mismo la fachada que da a la plaza de La Aduana se despojará de su lona provisional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios