¿Qué ventaja necesita el PP para gobernar?

Uno de los cálculos más llamativos del debate posterior a la presentación del Barómetro Joly lo ofreció el sociólogo Narciso Michavila: al PP le bastarían 7,5 puntos de diferencia con el PSOE para obtener la mayoría absoluta. El cálculo tiene su intriga, ya que el serial de encuestas conocidas no concede al PP el gobierno de la Junta con esa ventaja. De hecho, en estos dos últimos años en los que el PP logró el empate técnico con el PSOE y a posteriori comenzó a superarlo en las encuestas (confirmada la nueva mayoría en las elecciones municipales y generales) nunca se han anotado registros que le dieran tranquilidad, salvo los presentados por el propio partido. El Barómetro Joly concede 8,3 puntos de diferencia al PP y lo sitúa al borde de la mayoría absoluta, con una horquilla entre 54 y 57 escaños; el pasado jueves, el Centro de Investigaciones Sociológicas concedió una diferencia de 7,2 puntos y no le garantizó la mayoría absoluta.

Para Michavila, incluso con seis puntos de diferencia habría posibilidades y, "a partir de 7,5, la mayoría estaría garantizada". Sin embargo, el PSOE siempre ha necesitado al menos una distancia de ocho puntos, incluso nueve, para conquistarla.

La proyección de Michavila se entiende porque el voto de la izquierda está fracturado, frente al del PP, que se concentra; es decir, lo que fue necesario para el PSOE no tiene por qué serlo en esta ocasión para el PP.

Del resultado de las elecciones dependerá en buena manera la participación y lo que decidan los indecisos. Para Michavila, un porcentaje anecdótico decide su voto en campaña. "El que ha cambiado, ya lo ha hecho".

Sin embargo el catedrático de Derecho Constitucional Gregorio Ruiz-Rico concede más influencia a la campaña. El experto considera que el empate (del PP contra la izquierda) no se va a decidir hasta el final de la campaña. Ese porcentaje de indecisos puede oscilar entre un 15 y un 30% de los electores.

Etiquetas

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios