José Antonio Griñán, candidato del PSOE a la Presidencia de la Junta

"La reforma laboral ha sido un salto al vacío y una ruptura del modelo constitucional"

  • Griñán desafía a las encuestas y al caso de los ERE y dice sobre las reformas del Gobierno que su hijo "no espera un empleo facilitando el despido de los demás"

Comentarios 36

Pese a los golpes de las encuestas y, sobre todo, del escándalo de los ERE, José Antonio Griñán mantiene la confianza en que el PSOE puede ganar las elecciones el domingo. Tenso y a la defensiva cuando se abordan asuntos espinosos -el presidente andaluz apenas ha mantenido cuatro rápidos encuentros con los periodistas en su campaña-, Griñán defiende la estrategia escogida de alejarlo de otros cargos del partido. Sólo se le verá junto a Rubalcaba hoy, el último día.

-¿Cómo está viendo la campaña? Su consejero Plata dijo que le estaba pareciendo plana…

-No le he oído decir semejante cosa al consejero Plata, pero como no sé lo que es una campaña plana, no sé si coincido o no. Está siendo una campaña extensa, a lo largo y ancho de toda Andalucía, donde ha participado mucha gente y repartimos esfuerzo ocupando el territorio. Una campaña, sobre todo, muy dirigida a lo sectorial, a hablar con los distintos sectores de actividad, una campaña para hablar de Andalucía y con los andaluces.

-Una campaña un poco Solo ante el peligro, si hubiera que ponerle un título cinematográfico. ¿No cree que ha estado demasiado solo?

-Están haciendo campaña por otros sitios. Rubalcaba ha venido muchas veces. Ha venido Carme Chacón, está Manolo Chaves dando mítines, va a venir Felipe González, Guerra está dándo mítines... Todos estamos haciendo campaña, lo que ocurre es que mi campaña va orientada al diálogo con los sectores, y creo que ésta es la mejor manera de ocupar Andalucía.

-Pero Rajoy ya ha tenido al menos tres actos con Javier Arenas.

-Bueno, Rajoy viene a proteger a Arenas y Arenas a proteger a Rajoy. Pero el caso no es ése, sino si se habla con los andaluces. Y si Arenas habla con los andaluces o habla sólo con Rajoy. Porque si lo hace, sería bueno que le dijera que retirara la reforma laboral y todas las medidas que toma en contra de Andalucía.

-¿Siente el peso de 30 años de gobiernos socialistas en Andalucía? ¿La responsabilidad de que esté todo el partido mirándole en la defensa del último bastión?

-Mi partido no me está mirando, me está apoyando. Yo soy el secretario general en Andalucía y el presidente a nivel español y lo que está haciendo mi partido es apoyarme muchísimo en esta campaña. Y lo que siento es el orgullo de 30 años de los que he formado parte, bien como ministro de España bien como consejero (y presidente) de la Junta de Andalucía.

-Inevitablemente, el caso de los ERE ha marcado la campaña, incluso usted ha admitido que le va a pasar factura electoral. ¿Cree que ha sido más rival que Arenas?

-Javier Arenas, aunque se pelea con los medios, no ha ido a debates, y no ha ido porque no quería. Arenas, por lo tanto, en esta campaña no es ni siquiera el adversario. Es la crisis y las propuestas que hacemos para superarla. No veo mayor problema, pero sí es cierto que el PP está haciendo una instrucción paralela del caso de los ERE, ocultando ciertas cosas y diciendo sólo aquello que le conviene. Acabamos de ver por ejemplo lo que ha ocurrido con Matas -su condena a seis años de prisión-, y la reacción del PP ha sido decir que ya no está en el partido. Bueno, tampoco lo está en el PSOE el señor Guerrero ni lo está su chófer, que no sé si lo ha estado alguna vez, que creo que no. En todo caso, la diferencia es que mientras ellos dicen sólo que ya no está en el partido, nosotros pedimos que declare Guerrero, que declare el conductor, que se les impute y que se les encarcele, que devuelvan lo percibido. O sea, que la Junta de Andalucía, en este caso, actúa en contra de quienes han podido delinquir, y no desentendiéndose como ha hecho el PP con Matas.

-Sin embargo, parece que le va a pasar mucha más factura al PSOE el escándalo de los ERE que los de corrupción al PP. Pero claro, es que aquí se está hablando de muchos millones de euros, de más de 700...

-Eso lo dice usted. No son 700 millones lo defraudado. El dinero de los ERE es una partida presupuestaria apoyada por el Parlamento todos los años, no uno, sino todos los años, que ha ido en su gran mayoría a personas que la necesitaban. No creo que queramos quitar ahora mismo ayudas a las 6.000 personas que se han beneficiado tras perder su empleo.Y ha habido una utilización de recursos públicos indebida que se ha denunciado, se ha perseguido y que esperamos recuperar.

-¿Pero no cree que han fallado claramente los controles de la Administración en este caso?

-Lo que estoy convencido es de que se han burlado los controles.

-Y la Junta no ha intentado ocultarlo...

-Si la Junta lo hubiera intentado ocultar estaría procesada. Eso es un delito.

-¿No han faltado más disculpas de la Junta en este caso, presidente?

-La Junta se ha disculpado y ha actuado. Es decir, en el mismo momento en que tuvimos el primer caso, el primer hecho que pensamos que podía ser delito, lo denunciamos, nos personamos, acusamos, investigamos, remitimos a los juzgados, pedimos la declaración, la imputación y el encarcelamiento, y pediremos la devolución del dinero. Eso es lo que ha hecho la Junta.

-El copago ha sido otro de los grandes temas de esta campaña. Apenas se ha hablado de usarlo con carácter disuasorio para evitar que haya usuarios que sin necesidad saturen el sistema, como ocurre en otros países.

-Sobre el copago se están diciendo hasta tonterías como la del efecto disuasorio. En el caso farmacéutico, que es del que se ha hablado en campaña, la demanda existe, porque el medicamento lo prescribe el médico. Ahora dicen que tendrá que ser para el que más tiene. Pues bien, tendríamos que arbitrar un procedimiento de control, de vigilancia. Ver quién lo recauda, y los farmacéuticos han dicho que no quieren, y si lo recaudan habría que darles una prima de recaudación. Por consiguiente, lo que vas a recaudar es mucho menos de lo que te va a costar. ¿Por qué no nos atrevemos todos a prescribir por principio activo? ¿Por qué no hacen todas las comunidades autónomas como Andalucía, que en lugar de prescribir un medicamento específico prescribe el más barato con igual fórmula magistral? ¿Por qué?

-¿Por qué Zapatero no le compró el sistema, si es tan bueno?

-Perdóneme, pero Zapatero no tiene nada que ver en este tema, porque no gestionaba la sanidad. Eso lo hace cada comunidad.

-Pero el Gobierno coordina el Sistema Nacional de Salud.

-No, eso es una decisión de cada comunidad. Y nosotros lo hemos hecho en Andalucía. ¿Por qué no se hace en toda España? ¿Por qué nos hablan del copago? Con lo que hemos hecho, sin añadir la subasta de medicamentos que ahora mismo está en marcha, en toda España habríamos ahorrado 1.200 millones.

-Lo que parece claro es que, gobierne quien gobierne, se hablará de recortes que parecen imposibles de abordar sin tocar los grandes capítulos del presupuesto, como el personal, la sanidad y la educación. Ahora se habla, por ejemplo, de fusionar ayuntamientos...

-Ése es un problema que a Andalucía le afecta menos, porque sólo tiene 771 municipios. Piense que hay provincias de Castilla que casi tienen esa cantidad. No, no es un problema para Andalucía, el tamaño de nuestros ayuntamientos está acorde con la eficiencia en el gasto y su capacidad recaudatoria.

-En política sanitaria la Junta habla de ahorro, pero ha habido también recortes, como el cierre de camas hospitalarias y la consiguiente saturación de las urgencias.

-No ha habido cierre de camas.

-¿No se han cerrado camas en la comunidad? No es eso lo que dicen los sindicatos sanitarios.

-No se han cerrado camas. Claro, se cierran camas cuando se abren otras. Pero el número de camas no se ha reducido. Y además, no solamente eso, sino que hacemos cirugía mayor ambulatoria que no necesita encamamiento, cosa que por cierto también ahorra mucho dinero y que sólo se hace en Andalucía.

-¿Cree que en Andalucía sobran o faltan funcionarios? Bueno, de hecho cree que faltan, porque hay convocadas unas oposiciones...

-Depende del sitio y de los sectores de que hablemos, pero en la ratio de funcionarios por habitante estamos muy debajo de la Unión Europea. Y sectores como el educativo necesitan más profesores, claro.

-De la eficiencia y el tamaño de la administración ha hablado mucho Javier Arenas. Pero creo recordar que usted habló en su toma de posesión, e incluso sobre una reducción de delegaciones provinciales.

-Vamos a ver, lo que yo dije en mi investidura es que se iba a hacer una descentralización política, y ya está la ley. Se aprobó la ley de autonomía local, la Laula, que no la tiene ninguna otra comunidad autónoma, que se rige por el principio se subsidiariedad y que atribuye directamente competencias a las corporaciones locales. Y una ley de participación en los ingresos tributarios de la Junta que tampoco tiene ninguna comunidad. Eso era lo más importante. Después habrá que revisar la administración periférica, y saber que algunas cosas las harán los ayuntamientos, algunas las pueden hacer las diputaciones y luego veremos cuál es la administración periférica que debemos tener. Lo que no hacemos es poner el carro delante de los bueyes.

-Las cajas, a pesar del momento en que se encuentran, están pasado un poco desapercibidas.

-Conservamos una caja propia andaluza, que es Unicaja, con más fortaleza que nadie, y hay otras comunidades como Valencia, Galicia o Castilla La Mancha que prácticamente se han quedado sin cajas. Mientras, en Andalucía tenemos una gran caja que ha patrocinado la fusión con cajas castellanas, que eran teóricamente más grandes, pero Unicaja se ha llevado casi el 75%. Estamos hablando de que la gestión de las cajas andaluzas no ha sido mala, pero ha habido una, que es Unicaja, que ha demostrado una eficiencia a prueba de bombas. Pero, en todo caso, el problema no es ése; el problema es que el sector financiero está tocado y tiene que reformarse radicalmente. Ya veremos cuántas entidades financieras quedan finalmente en España. Todavía no se sabe, pero le puedo decir que el sistema de cajas va a dar lugar a una modificación absoluta del mapa financiero.

-¿Cree que con la posible unión de Banca Cívica con La Caixa se cerraría ese mapa en Andalucía?

-Bueno, eso es una posibilidad. Pero ellos tienen que decirlo y ya me lo comunicarán.

-¿Es correcta la cifra de 3.000 millones de deuda de la Junta a proveedores que ha dado el ministro Montoro?

-No, eso es mentira. Eso son las mentiras del PP, que normalmente cuando está en el Gobierno de España utiliza la institución para atacar a Andalucía. Y creo que es un error. El cálculo es tan simple como mirar las obligaciones reconocidas y la posición de tesorería al cierre del ejercicio. Pero es evidente que de entonces a acá se han podido pagar facturas. Y bastantes. Pero en todo caso, insisto, ¿cómo es posible que se le ocurra decir 3.000 millones? Primero, hasta la semana que viene el Gobierno no ha convocado a las comunidades a una reunión para fijar los criterios para determinar las deudas con proveedores. Y luego porque hasta el día 15 tenemos de plazo para mandar lo que hayamos de mandar. ¿A qué ese cálculo, a hacer daño a Andalucía? ¿Por qué no dice públicamente que Madrid contabilizó mil millones como ingresos que no ha ingresado? ¿Por qué no lo dice, si tiene al secretario de Estado que era consejero de Hacienda en Madrid (Antonio Beteta)? ¿Por qué no dice que Valencia tiene 2.500 millones o Castilla La Mancha 3.500? No puedo entender esa obsesión permanente con Andalucía de la señora Soraya y del señor Montoro. Hombre, un poquito más de discreción institucional y de lealtad...

-En esta campaña usted ha salido mucho en defensa de los sindicatos y la concertación. ¿Pero no cree que es algo a revisar, que tanto sindicatos como patronal deben hacer examen de conciencia por su papel en esta crisis?

-Yo es que creo en la Constitución, que habla, nada más abrirla, de los sindicatos. Como creo en la Constitución, creo en el sindicalismo y en las asociaciones de empresarios. La concertación social forma parte del Estatuto de Autonomía y el convenio colectivo de la Constitución. Lo que hago es simplemente declarar que la Constitución nos señala un camino, y que ese camino lo ha roto la reforma laboral, porque ha roto el convenio colectivo. Y se ha puesto el despido de tal manera que hoy se puede decir que el despido es libre en España. Eso sí que perjudica al sindicalismo, y si el sindicalismo se queja, tiene sus razones. Dicho esto, ¿que el sindicalismo tiene que adaptarse? Pues naturalmente, como los partidos políticos, como la Iglesia, como todas las instituciones del Estado. ¿Pero por qué los sindicatos son una diana a la que todo el mundo dispara rápido? ¿No será para conseguir los objetivos que se han conseguido? ¿Para anularlos y poder hacer un deterioro absoluto de las condiciones de trabajo? ¿Para hacer que las condiciones de trabajo que guíen la productividad en España se basen en trabajar más y cobrar menos? Creo que ésas son las preguntas, porque es un cambio radical del modelo. Creo que hay que hacer reformas laborales; yo hice una, haciendo que lo dispositivo, lo que está a disposición de las partes, sea más importante que lo imperativo, que es lo que manda el Estado. El Estado tiene como normas mínimas la seguridad e higiene en el trabajo, las condiciones de pago a la Seguridad Social y el salario mínimo si lo queremos. Pero todos lo demás es negociación colectiva, y romper la negociación colectiva es una barbaridad.

-¿Pero no le falta flexibilidad al sistema laboral español?

-Vamos a ver, ¿de qué flexibilidad hablamos si el decreto ley se ha publicado sin haber ni una sola reunión entre el Gobierno y los sindicatos y se produce tres semanas después de que se haya alcanzado un pacto para que los salarios crezcan por debajo de la productividad? ¿De qué estamos hablando?. Si había habido un gran pacto de rentas, si los sindicatos y los empresarios habían dado muestras de responsabilidad. Yo creo que ha sido un salto al vacío del Gobierno, e incluso la ruptura de un modelo que viene desde la Constitución. Por lo tanto, más flexibilidad no se puede pedir a los sindicatos, cuando ha habido una moderación salarial indiscutible.

-Pero supongo que los casi 1.250.000 andaluces parados, y su hijo es uno de ellos, algo esperan, algún cambio esperarán.

-Le aseguro que mi hijo no espera conseguir un empleo facilitando el despido de los que lo tienen, porque paguen menos a los que están trabajando. Mi hijo espera encontrar un empleo en el mismo momento en que haya empresas que puedan financiar sus proyectos porque los bancos les den dinero. Y dejémonos ya de marear ya la perdiz, que si reforma laboral, que si reforma del sistema sanitario, que si copago... ¿Y por qué no hacemos que fluya el crédito? ¿Es que es tan difícil meter en vereda a los bancos? ¿Es que es tan difícil que sean los bancos los que colaboren con la salida de la crisis? ¿Tienen que ser los trabajadores, los sindicatos? ¿No pueden ser los bancos?

-¿Cree usted de veras que habría demanda para ese crédito, que se reactivaría un consumo que está hundido en estos momentos?

-Si bajan los salarios con la reforma laboral y encima subimos los impuestos, ya me dirá usted cómo va a ir el consumo. Hombre, por favor.

-Creo que fue Krugman en Sevilla el que habló de que para salir de la crisis España tenía dos vías, la rápida y dolorosa de bajar de una vez en torno a un 15% los salarios o la lenta y más dolorosa aún de hacerlo a lo largo de años...

-No, lo que Krugman viene diciendo hace tiempo es que tenemos un problema enorme que se llama el euro, lo dice todos los días. El problema de España se llama euro, y de los países que convivimos en él, porque tenemos una moneda compartida, con un tipo de cambio de mercado, pero sin transferencia de rentas y sin política económica común. Y eso no funciona. Si hay un problema en Boston le aseguro que inmediatamente saldrá todo el Estado federal a solucionar ese problema. En el dólar y en la esterlina, y en la corona sueca, hay transferencia de rentas. En el euro no. Y ahí estamos todo el día con una dictadura del Banco Central Europeo que solamente entiende que el objetivo fundamental es la inflación, que no es capaz de hacer transferencia de rentas y que incluso cuando le presta dinero a los bancos casi gratis, los bancos lo cogen pero no lo prestan. Lo que le digo es que una de dos: o utilizamos una vía en la que el crédito fluya o la economía no se va a solucionar.

-El PSOE hace tiempo que perdió voto urbano y costero. Pero usted ha hecho una campaña muy rural, de ciudades medias del interior.

-He estado en todas las capitales de provincia. Y en la costa he estado en la de Málaga, en la de Huelva y en la de Almería (también estuvo en la granadina).

-Pero no me negará que tiene un problema con ese voto.

-Bueno, pero mi campaña no ha sido rural, ha sido urbana.

-Pero se ha notado que le gusta el campo, presidente.

-No, perdóneme, me gusta la agricultura. Me gusta y la adoro. Mi abuelo era forestal y mi hija es agrónoma. Conozco bien lo que es la agricultura y tengo pasión por ella. Pero una cosa es ésa y otra la campaña, que ha sido bastante urbana y sobre todo de colectivos.

-¿Qué hará usted el día 26 si se cumplen las encuestas?

-Darle la bienvenida al PP, pero eso no se va a producir.

-¿Qué haría usted en el partido?

-Seguiré de secretario general y de presidente del partido.

-¿Y cree que tendrá fuerzas internas suficientes, que otros sectores no querrán desalojarlo?

-Cuando lleguemos al río cruzaremos el puente.

-Se lo han preguntado decenas de veces esta campaña. ¿Existe la posibilidad de gobernar con IU?

-Mire, yo creo que voy a tener mayoría suficiente para gobernar. Pero, insisto, al llegar al río cruzaremos el puente.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios