Los proyectos del alcalde chocan contra el futuro Gobierno andaluz

  • PP y PSOE se alejan de los resultados obtenidos en las elecciones generales

El resultado electoral en Andalucía tiene un especial efecto en los proyectos más importantes del alcalde, José Antonio Nieto (PP). La previsible ascensión al Gobierno andaluz de una coalición de PSOE e IU choca con los grandes proyectos del regidor, que durante la campaña había apostado fuerte por iniciativas decisivas para el desarrollo de la ciudad como el centro de convenciones, la creación de la agrópolis o la construcción de un metrotren que conectaría distintos núcleos de población en el eje del Guadalquivir. Pero estos tres proyectos, entre otros, han contado con un sonoro rechazo de PSOE e IU y es de esperar que esa postura se mantenga desde el futuro ejecutivo. Fuentes populares señalaron ayer a este diario que todas las iniciativas se mantendrán al 100%, mientras que el alcalde sostiene que espera lealtad institucional y diálogo. "Confiamos en que se abra una nueva etapa en la que el interés partidista no sea lo primero y se apueste por el interés general". No obstante, el también presidente provincial del PP advirtió que un gobierno como el que se plantea desde la izquierda "puede pasar a Andalucía la misma factura que a Córdoba", donde ambas formaciones han mantenido distintos acuerdos de gobierno en los últimos mandatos municipales. Nieto reconoció que la abstención ha perjudicado a su partido y espera que hoy llegue Arenas a Córdoba para comparecer por primera vez antes los medios desde la noche electoral.

El secretario provincial del PSOE cree que el empate con el PP en la provincia y los dos diputados de IU suponen, al igual que en Andalucía, que se ha apostado por la alternativa de progreso, algo en lo que coincide con IU, que cree que la sociedad ha optado por salir de la crisis desde la izquierda. Ambos coincidieron además en que los recortes del PP y la reforma laboral han sido decisivos en el resultado final.

Los números hablan solos a la hora de analizar los resultados de las urnas en la provincia de Córdoba en las elecciones del domingo y revelan que los dos grandes partidos (PP y PSOE) pierden apoyos respecto a los datos de los comicios generales del 20 de noviembre, hace apenas cuatro meses, aunque ese descenso, en números absolutos, es mucho más significativo en las filas populares que en las socialistas. Mientras, sólo IU puede darse por satisfecha y presumir de que su caladero de votos ha subido de forma espectacular en poco más de 16 semanas. Además, también hay que tener en cuenta la abstención, puesto que la participación el 25 de marzo fue del 65,6% en la provincia de Córdoba, mientras que el 20-N se llegó al 72,67%.

La primera consideración es que el PP sigue siendo la primera fuerza política en Córdoba, aunque se ha dejado en el camino 41.344 votos entre el 20 de noviembre de 2011 (cuando logró la cifra histórica de 209.000 sufragios) y el 25 de marzo de 2012. No obstante, la formación que preside José Antonio Nieto se hizo el domingo con el apoyo de más de 167.000 cordobeses, incluso por encima de los resultados de las elecciones municipales de 2011, que le otorgaron a los populares casi 164.000 sufragios que le permitieron, entre otras cosas, gobernar la ciudad de Córdoba con mayoría absoluta y hacerse con las alcaldías de Montilla, Priego de Córdoba, Cabra, Hinojosa del Duque, Peñarroya-Pueblonuevo o Posadas, por citar sólo algunos ejemplos. Así las cosas, los populares regresan al lugar que ya ocuparon en mayo del año pasado en cuanto a número de apoyos en las urnas, aunque con matices.

El primero y más importante, reconocido por los propios dirigentes provinciales, es que el PP tiene un serio de problema de implantación en los municipios de entre 5.000 y 15.000 habitantes de la provincia, donde su mensaje no acaba de calar y donde los resultados no son positivos.

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios