Los partidos ya no se mojan con el trasvase

  • Después de años de batalla, el déficit hídrico de la provincia pasa a un segundo plano y hoy es el Día Mundial del Agua.

El trasvase del Ebro no está en la agenda de la campaña de las elecciones andaluzas del 25M. Uno de los protagonistas de los  últimos comicios, tanto en los regionales como nacionales, ha desaparecido por completo de los mítines, actos públicos y reuniones sectoriales de los grandes partidos en Almería. Ni al PP ni al PSOE le interesa hablar del trasvase del Ebro, después de ocho años de dura y fría guerra, con reproches e intereses contrapuestos.

A pesar de la situación de la escasez de lluvias en el último año, una sequía pronunciada que llega después de periodos hidrológicos marcados por las fuertes precipitaciones, ya no se habla de un déficit hídrico histórico en los almerienses. La provincia ya no necesita el agua que años atrás enfrentó a populares y socialistas en la batalla del Ebro. Eso sí, no se olvidan todos.

Los agricultores de Asaja han querido recordar hoy, con motivo del Día Mundial del Agua, que debería ser tratada la política hídrica como una cuestión prioritaria, de interés general, por la administración autonómica y el Gobierno de Rajoy. Una petición que llega en un momento en el que los vecinos de Las Norias se están ahogando por las crecidas de la Balsa del Sapo mientras que los de otras comarcas ven cada  vez más limitados sus recursos a la hora de regar las explotaciones agrarias.

El presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, se ha sumado a la campaña por el cambio popular de Almería con su participación en un acto público en Campohermoso en el que dejó bien claro que " Javier Arenas impulsará un Plan Hidrológico Nacional porque el PP busca soluciones a los problemas y no pone problemas ante las soluciones como hace el PSOE". A su juicio, la derogación del Plan Hidrológico Nacional fue un castigo a Andalucía porque "no tenían mayoría absoluta y se pusieron en manos de quienes no quieren a España".

El secretario general del PP de Almería, Javier García, se refirió al compromiso con el agua que tiene Arenas y subrayó que "lo que queremos es aprovechar los sobrantes para que en vez de tirar el agua al mar se pueda beber y regar el campo".

El diputado socialista Jesús Caldera aseguró en su visita a este periódico que "el trasvase del Ebro ha sido la gran mentira del PP, un engaño a los ciudadanos porque era imposible, innecesario y repudiado por cualquier experto y economista incluyendo a la Unión Europea". A su juicio, la política hídrica del Gobierno del PSOE ha sido la que ha garantizado con "enormes inversiones" que Almería no sufra la sequía, al igual que el resto de la costa mediterránea. "Hace 25 años nadie diría que el arco mediterráneo está mejor preparado para resistir una sequía que el atlántico". Según Caldera, los ciudadanos deberían pasar la factura democrática a los que "les engañaron".

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios