Un monólogo a cuatro bandas

  • La Asociación Universitaria Albatros organizó ayer el único debate pre-electoral con los candidatos de IU, PP, PSOE y UPyD en el que se expusieron ideas y propuestas pero en el que faltó confrontación y diálogo.

Cuatro minutos de exposición, 2 de réplica. 6 minutos de exposición, 2 de réplica. ¿Debate? Fernando Marina (UPyD), Nieves Masegosa (PSOE), Marifrán Carazo (PP) y Juan Francisco Arenas de Soria (IU) acudieron ayer invitados por la Asociación Granadina Universitaria Albatros -Agua- a la Facultad de Ciencias Políticas para participar en el único debate pre-electoral que se celebra en Granada antes de las elecciones del 25 de marzo. Dividido en diferentes bloques, los participantes expusieron sus ideas y (algunas) propuestas; los asistentes los escucharon y poco más, porque con dos minutos de réplica para cada cuestión poco debate se puede generar. En la aula, el debate se pudo seguir por Twitter por lo que, en ocasiones, las conversaciones cruzadas estaban más en la pantalla que en la propia mesa.

Partiendo de esa base y a escasas dos semanas de los comicios, los  representantes tienen claro lo que deben trasladar a los oyentes. Y es que en una situación de crisis como la que se vive y con los índices de paro existentes hay una palabra clave: empleo.

Los cuatros partidos aclamaron que su principal objetivo es crear trabajo y riqueza para los granadinos y los andaluces. Perfecto. El problema es que utilizar la palabra empleo, dependiendo de quién venga, es un arma de doble filo.

Las críticas en las redes y el auditorio eran patentes cuando la portavoz socialista hablaba de apoyo a planes laborales, a autónomos y pymes. "¿De empleo habla el PSOE cuando deja 1,2 millones de desempleados en Andalucía?", respondían en la pantalla.

Masegosa no se amedrentaba y tiraba de hemeroteca al recordar los planes de fomento laboral que se pusieron en manos de los ayuntamientos y de planes futuros para la población juvenil. "Buscamos generar empleo de calidad, todo lo contrario que busca esta reforma laboral", apuntó la socialista.

Al resto de los partidos aparentemente les resulta sencillo hablar de este campo porque básicamente ofreciendo un modelo "distinto al agotado de los socialistas", señalaba Carazo, pueden generar ciertas expectativas. Marino de UPyD pedía agarrarse a sectores como el turismo, el campo enológico o el sector agropecuario para impulsar los puestos de trabajo. Aspectos que apoyó también la portavoz popular, a pesar de que "infraestructuras como la presa de Rules para fomentar sectores agrícolas lleven años sin terminarse", criticó.

Será porque el portavoz de IU procede del mundo educativo -trabaja en un IES en Ugíjar- por lo que fue uno de los que ofreció medidas más concretas de las ya ofertadas por el resto de "educación pública y de calidad para los alumnos". Arenas de Soria habló de congelación de tasas universitarias, de abaratar los másteres y de mejora de infraestructuras escolares. Fue en el bloque educativo donde el PP recibió más reproches y, a pesar de que Carazo propuso la creación de una comisión contra el fracaso escolar, aumentar el nivel formativo de los alumnos, las alusiones a la primavera valenciana y a las "batallas entre los antidisturbios y los escolares" se sucedían.

También se habló de sanidad -un sector en el que todos prometen evitar recortes-, de transparencia en la administración pública, de agilizar la justicia... de todo aquello que saben que ayuda a construir  una sociedad. La forma de hacerlo fue lo que no desvelaron. No quedaron en el aire comentarios sobre los ERE, el caso Gürtel o la Memoria Histórica, pero lo dicho, meros comentarios en los que no se profundizó, todo lo contrario de lo que se debe hacer en un debate, independientemente de que la idea de Agua sea más que plausible.

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios