"La familia aún intenta imponer el voto en función del pasado"

  • Estudiantes de la Escuela de Enfermería de Ronda vaticinan que serán emigrantes

Comentarios 2

LA sanidad está en boca de políticos y ciudadanos, por el desafío que supone mantener o mejorar las prestaciones, con una sensible baja de la recaudación fiscal, a una población que cada vez vive más años y, por lo tanto, requiere en más ocasiones de los servicios sanitarios. En la Escuela Universitaria de Enfermería que hay en Ronda (centro concertado entre la Universidad de Málaga, Unicaja y el Ayuntamiento rondeño), dentro del complejo del hospital comarcal, conversamos con profesionales y con estudiantes que, por vez primera, tienen edad para votar en elecciones autonómicas.

"Cuenten con nosotros"

Luis Gregorio Ruiz Rienda es hijo de emigrante. Nació en Caracas (Venezuela), se formó en Granada y lleva más de 30 años en Ronda. Trabaja como médico documentalista e imparte clases de medicina preventivaa. "Como ciudadano, la cita electoral me depara la expectativa del cambio que parece se va a producir, y el temor que muchos tenemos al posible retroceso en derechos y libertades. Hay que hacer sacrificios, pero se puede mejorar la eficacia de la gestión pública sin cercenar los derechos sociales".

Propone "contar de forma más decidida con el criterio de los profesionales para aplicar medidas que mejoran la atención y ahorran dinero. Porque en algunos temas es posible hacerlo mejor con menos coste. A veces nos sentimos infravalorados para influir en que nuestra labor sea más coherente y eficaz en favor del ciudadano. Si hay un cambio político, que racionalicen el sistema sanitario. Y si no lo hay, que también se pongan a ello, aprovechando nuestra experiencia". Sobre el recurso al copago por falta de dinero en las arcas públicas, el doctor Ruiz Rienda estima que "es un parche que se le pone a un problema, pero no es una solución. Hace bien Rajoy en decir que no lo aplicará, porque se nota que en su partido, y en su entorno mediático, hay gente lanzada pidiendo que se implante el copago".

Como ciudadano, intuye "que el PP va a ganar por mucha más diferencia de lo que indican las encuestas. Y es probable que el próximo Gobierno nos recorte algunos capítulos que integran el salario. Todo por la ambición de los bancos, muchos currantes se lamentan de sufrir la crisis sin tener ninguna responsabilidad en sus causas".

Isabel Molina nació en Málaga capital, es enfermera desde hace 14 años y madre de tres hijos. En su opinión, "necesitamos un cambio en Andalucía por lo estancados que estamos. En la sanidad pública, hay que adecuar el número de pacientes al de profesionales sanitarios. Igual que se establece una ratio en educación".

En el debate sobre el gasto sanitario y el gasto farmacéutico, considera que "hay bastantes intereses en juego. Es mucho el gasto sanitario que se puede controlar perfectamente. Pero las empresas farmacéuticas incentivan a los facultativos incluso con cruceros gratuitos, para que ofrezcan sus medicamentos, cuando hay otros que son un 80% más baratos. En cambio, se está ahorrando en lo que no se debe: en contratación, en personal. Ahí se resiente la calidad asistencial. Aumenta la afluencia a la sanidad privada por la escasez de personal y de cosas necesarias que algunos pacientes sufren en la pública".

"educación es salud"

Aunque es profesional de la salud, le da aún más importancia a invertir en educación. "Si se educara bien a los niños desde muy pequeños, se haría una gran prevención de la violencia de género, tendrían interiorizados los valores de la educación vial, del comportamiento respetuoso, etcétera".

Cambio de tercio para darle voz a los estudiantes. Los cuatro con los que hablamos son de Málaga. José Luis Martínez: "Veo que en la política hay mucha corrupción, sea en el partido que sea. No se sacrifican lo suficiente por la sociedad, no se bajan los sueldos como debieran, mientras en el Hospital de Ronda se nota la crisis en la atención al paciente. En la crisis, el rico se está haciendo más rico, y el pobre empobrece más".

Apunta que "en jóvenes como nosotros, la familia te intenta influir en el voto. El pasado sigue estando muy presente, aunque no queramos admitirlo. Y te tildan de facha si votas al PP o de comunista si votas a la izquierda. En lugar de dar la oportunidad a otro partido si el que tiene tus simpatías lo hace mal, sigue estando muy extendido el argumento tipo 'voy a seguir votándolo porque me da coraje votar al otro". Eso es lo que veo mal. Yo soy más de derechas que de izquierdas. En mi familia todo el mundo es de derechas. Pero hay hechos protagonizados por dirigentes del PP que no me han gustado, y lo critiqué. Y rápidamente por eso me tildan de izquierdas. La presión familiar sigue siendo fuerte".

Para su compañero Juan Antonio Calzada, "la situación general va a ir a peor, con muchos recortes de golpe, y me molestan la cantidad de chanchullos que favorecen a los de siempre. Pongo dos ejemplos de recortes en Enfermería: antes había en el hospital todo tipo de material, de guantes, medicamentos,... Ahora todo está con cuentagotas. Si antes usabas ocho gasas para una cura, ahora procuras hacerla con tres. Si abres un paquete de gasas y no se han usado todas, procuras cerrar el paquete para que se use en la siguiente cura. Son medidas de ahorro. En las becas para estudiar inglés en el extranjero también hay recortes. Antes la conseguía cualquiera que tuviera renta baja, y a partir de un 4 de nota. Ahora piden un 7 de media".

"excesos con las becas"

Laura Siles pide que se le dé margen de confianza al Gobierno de Rajoy. "Es cierto que hay mucha corrupción, que los más afectados por la crisis son los ciudadanos de clase obrera. Pero estoy de acuerdo con el cambio de criterio en las becas, hay jóvenes que han usado el dinero de las becas en cosas que nada tienen que ver con estudiar".

Son estudiantes de la primera promoción que aprende Enfermería bajo el nuevo sistema, derivado de la adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior (Plan Bolonia). Confiesa Laura Siles que "la mayoría de nosotros tendrá que irse a trabajar al extranjero, por falta de empleos en España, y me preocupa porque considero que no estamos bien preparados". José Luis Martínez apostilla: "Somos los conejillos de Indias del Plan Bolonia. Los enfermeros del Hospital de Ronda nos dicen que vamos a salir con mala formación".

Juan Antonio Calzada ha estudiado durante 12 años en Estrasburgo (Francia) y asegura que "el nivel de la enseñanza pública obligatoria allí es muy superior al de Andalucía. Mi futuro pasa por salir al extranjero a trabajar. En nuestro entorno andaluz, los pocos trabajos que salen son las sustituciones navideñas o de verano, o entrar en residencias de ancianos donde te pagan 600 o 700 euros. Por eso mismo, en países europeos, cobras fácilmente 2.000 euros".

Eva Alcaraz se manifiesta "de acuerdo con muchos recortes que se están haciendo, y donde no se debe recortar es en sanidad y educación. Espero que no se privatice la sanidad pública, que es buena y para todos, y no lleguemos al modelo de Estados Unidos". Laura Siles añade: "No hay un partido que represente a los jóvenes. Y mi prioridad política es la educación, sufrimos una gran diferencia de nivel respecto a otros países europeos".

José Luis Martínez propone "lo que le he escuchado a una enfermera, si en lugar de pagarle la productividad a muchos profesionales de la salud, se destinara ese dinero a emplear a más jóvenes, pues en cada centro de salud habría algunas personas más trabajando,cobrando y dando servicio al ciudadano. Es un modo de ayudar, en lugar de pensar solamente en uno mismo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios