Los candidatos y su día de asueto

  • Oña, por una afonía, y Alonso y Castro, por respeto a la manifestación, aparcan la agenda

Los candidatos de los tres grandes partidos en la provincia decidieron ayer tomarse un día de asueto en plena campaña electoral. Los unos, en el caso de Luciano Alonso y José Antonio Castro, cabezas de cartel del PSOE e IU, para no quitar protagonismo a la manifestación contra la reforma laboral; los otros, en el caso de Esperanza Oña, cabeza de lista del PP, por una inoportuna afonía.

La jornada dominical estuvo huérfana de actividad electoral. A excepción eso sí de un acto organizado por el PP justo a la misma hora a la que estaba prevista la salida de la marcha contra las medidas laborales del Gobierno. La contraprogramación corrió a cargo del presidente de la formación, Elías Bendodo, que mantuvo reunión con el equipo de campaña.

El dirigente popular no sólo aprovechó este solitario evento para criticar a los socialistas por ponerse tras la pancarta de la manifestación de ayer, sino que hizo coincidir tan significativo acto crítico con el Ejecutivo central para asegurar que su organización se compromete a defender "un gran pacto social" por empleo.

Según dijo, el PP apuesta por reformar la gestión y ejecución de las políticas activas de empleo, así como desarrollar una formación profesional de calidad. Al tiempo, explicó que entre las medidas diseñadas en materia económica se incluye establecer un nuevo sistema de incentivos para la contratación estable, planes específicos de empleo para sectores menos favorecidos como la mujer emprendedora o los jóvenes e incentivos fiscales para el inicio y consolidación de actividad subiendo las deducciones en el IRPF.

Alonso, en calidad de consejero de Turismo, Deportes y Comercio, aprovechó un acto en Benalmádena para anunciar que la Ciudad Deportiva de Carranque albergará un centro especializado para el entrenamiento y la práctica de modalidades deportivas para personas con algún tipo de discapacidad. Según dijo, el proyecto consistirá en crear nuevos espacios y adecuar parte de lo ya existente, todo con una inversión de 7 millones.

Todo vuelve a la normalidad hoy, con agendas, de nuevo, repletas de acto. En el caso popular, la estrella es la ministra de Fomento, Ana Pastor, que, primero, visitará las obras del soterramiento de San Pedro Alcántara, y, después, asistirá a un encuentro organizado por el PP con diferentes colectivos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios